Cómo viajar a Europa sin morir en el intento

El tipo de cambio peso – dólar hace que cada vez sea más tentador viajar a Europa que a Estados Unidos (dólar de casi 18 pesos, euro a 20); y ha sido por esa razón que he estado cazando los vuelos a cualquier parte con fechas de entre finales de abril a finales de septiembre que es cuando el clima es relativamente agradable. Digo, no sé ustedes pero viajar con frío extremo no es lo mío.

 En agosto del 2015 vi publicada una promoción en FB de Vuela a la Vida en la cual se podía viajar a Bruselas con regreso por Amsterdam por solo 550 dólares lo cual me pareció fabuloso, sobre todo porque se ajustaba a mis fechas típicas de viaje, así que sin pensarlo mucho compré un boleto cuando el dólar todavía no se disparaba y haciendo uso de mi fondo de viajes. Aparte de los boletos de avión se incluían dos boletos de tren rápido de Thalys entre París y Bruselas , luego entre Bruselas- Ámsterdam.

 Como la salida y el regreso era a la Ciudad de México tuve que comprar por separado un boleto para el segmento Ciudad Juárez – Ciudad de México y de regreso, eso le agregó como 2,500 pesos adicionales. Que si hago el cálculo al valor del dólar del día que los compré fueron alrededor de 138 dólares haciendo un total del 686 .

boleto_avion

Nada mal.

13055431_1125071370847624_5518471546410874629_n

Para los hoteles estoy usando dos opciones: una es booking.com y la otra es airbnb.com, en ambos casos he obtenido tarifas muy buenas en sitios muy bien situados. Por ejemplo, en Bruselas me quedé en Max Hotel el cual se encuentra a solo 200 metros de la estación de metro Rogier la cual va directamente a la estación de trenes Midi que es desde donde sale el tren rápido, así que solo tienes que paga los 2.10 euros que cuesta el viaje en lugar de pagar un taxi , que he decir no fue caro porque solo me cobraron 15 euros por llevarme de esta estación al hotel casi a la medianoche. Este hotel no tiene recepción, sino una máquina expendedora que te entrega tu tarjeta de acceso a la habitación y a las zonas comunes, si deseas un servicio adicional lo compras en una máquina expendedora….bien moderno el lugar.

En Amsterdam que es un sitio mucho más cotizado que Bruselas me he quedado en el Abba Hotel, el cual también resultó un éxito rotundo ya que se encuentra como a dos kilómetros de la zona turística de la ciudad y exactamente al frente está la parada del “tram” que te lleva directamente a la estación de trenes….y al centro. Los museos más famosos de la ciudad se encuentran a una distancia que puedes caminar, además ofrece un desayuno básico por el precio de la habitación.

13087687_1126746900680071_3380049168408822610_n

Ahora, en la cuestión de transportación recomiendo quedarse en una zona céntrica y caminar. En Bruselas no fue necesario comprar un pase de transporte porque usé solamente una vez el metro; en Amsterdam si recomiendo usar un pase de transporte ilimitado que cuesta solamente 17 euros por tres días pero que no incluye el tren de la estación central al aeropuerto, allí debes desembolsar 5 euros adicionales.

 Ahora, comida…es cara. Cualquier comida rápida te cuesta al menos 5 euros y una comida en forma en restaurante no menos de 15 euros, así que multiplica eso por tres y calcula cuánto necesitas por cada día de viaje.

13083264_1125220987499329_3849761457930141011_n

En cuanto a tours te recomendaría que tomarás las opciones “gratuitas” que se ofrecen en ambas ciudades y funciona así: existen varias operadoras de visitas guiadas que ofrecen tours caminando por una propina – la cual recomiendo sea de al menos 10 euros. Hacer esta visita guiada te puede ahorrar mucho tiempo y dinero en otras excursiones que quizás sean innecesarias por ejemplo: los paseos en bote, no vas a ver nada diferente a los que hayas visto en el recorrido a pie.

Uno de los tours que recomiendo ampliamente si vas a Bruselas es el de Brujas- Gante porque ambos lugares son encantadores, solo pide que te toque buen clima y que no haya mucha gente para que puedas disfrutar ambos sitios. El tour me costó 50 euros pero incluye tres segmentos de tren y el guía en español…

13118932_1126309174057177_5678375941856577263_n

Por cierto, se me estaba pasando este importante detalle: vas a encontrar a mucha gente que habla español en este lado del mundo ya que ambos países tienen una conexión histórica con España, así que los tours no tienen precio si no sabes inglés, francés u holandés que son los idiomas comunes por aquellos lares. También relacionado al asunto del idioma: si vas a ir a visitar museos siempre paga por la audio guía porque he visto turistas frustrados que no han tenido buena experiencia porque no entienden la información pegada en las pinturas, son 5 euros muy bien invertidos.

Recomendaciones:

  • Crea tu fondo de ahorro para viajes.
  • Ten tus opciones abiertas.
  • Ten tus documentos en orden.
  • Lánzate a la aventura sin endeudarte.

Publicado en Viajes | Etiquetado | Deja un comentario

El privilegio del tiempo, el espacio y la atención.

Acabo de regresar de un viaje muy interesante a países con mucha mejor calidad de vida que mi México lindo y querido, de esos que todas las notas de los medios te dicen que son casi un sueño.

Pero antes de llegar hasta esas tierras lejanas tuve que transportarme y he aquí donde empezó toda esta cavilación del tiempo y espacio.

Verá, para llegar hasta Bélgica hubo que tomar dos aviones y un tren, siendo uno de los vuelos de diez horas. Si usted ha viajado en avión recientemente sabrá que los espacios y los asientos son cada vez más pequeños, tanto que pueden resultar terriblemente incómodos para alguien de una talla grande y la única manera de salvarse es a través de pagar una cantidad adicional por unos cuantos centímetros adicionales…sí, centímetros. En mi vuelo transcontinental tuve suerte porque llegué más de cinco horas antes y me dieron un excelente asiento sin costo adicional, es decir no pagué con dinero pero lo hice con tiempo.

 Ya en Bruselas renté una habitación de precio moderado en un hotel bastante extraño ya que no tiene recepción: tiene una especie de cajero automático donde paga y recibe una tarjeta para entrar al hotel. Si desea algún servicio adicional lo compra en una máquina expendedora. Si usted quiere que el hotel le cueste menos, tendrá que pagar con tiempo para realizar todas las actividades administrativas que haría un recepcionista.

 Luego viajé a Ámsterdam, el paraíso hipster de las bicicletas y la vida relajada, donde las fotos siempre muestran los encantadores canales y a la gente pedaleando sus bonitas bicicletas como si no tuvieran un agobio en la vida. Lo que nunca dicen es que las banquetas y los puentes están invadidos de bicicletas que en el mayor de los casos no se usan (la ciudad tiene 800,000 habitantes y existen 1.2 millones de bicicletas), que el peatón tiene que cederle el paso a los autos, camiones, bicicletas y motocicletas so pena de salir lastimado y que la ciudad está al borde del colapso porque recibe a 17 millones de visitantes cada año, incluso existe una iniciativa de limitar la cantidad de visitantes (lea esto). Siendo una ciudad tan congestionada el espacio es un privilegio que no todos se pueden dar, las casas son extraordinariamente pequeñas y si quiere pagar menos tendrá que sacrificar tiempo para transportarse desde un suburbio.

amsterdamm

 Casi ningún holandés trabaja tiempo completo y la cantidad de horas por semana son definidos por los deseos de cada persona: si usted solo quiere trabajar veinte horas por semanas así será, es más a los holandeses no les gusta la idea de trabajar de noche tanto que el aeropuerto de Schipol y el transporte al mismo no funciona de la medianoche a la mañana, así que espero que no se quedé atorado en ese aeropuerto porque entonces pasará la noche en el mismo. Taxis existen igual que Uber, pero debido a la poquísima gente que trabaja de noche la tarifa dinámica es la norma. Si quiere vivir bajo estas condiciones tendrá que pagar el 50% de sus ingresos en impuestos.

 De regreso a México el vuelo tomó once horas.

 Ya venía mentalizada tener mucha paciencia porque mis compañeros de lado eran una familia con dos niñas pequeñas que desde antes de despegar ya lloraban desconsoladas. Me imagino a la pobre chiquilla sentada sin capaz de ver algo más que no fuera el asiento de enfrente por once horas. La azafata decidió darle un poco de espacio a la familia y me pidió que me moviera a otro asiento que me dijo tenía era mucho mejor: en el pasillo de la puerta de emergencia. Obviamente me cambié y me reí al pensar que estuve a punto de pagar 30 euros por el privilegio de escoger uno de esos asientos.

 El costo de mis vuelos fue realmente absurdo porqué por 550 dólares tomé dos vuelos y dos trenes que en primera clase hubiesen costado al menos diez veces esa cantidad por el privilegio de tener más espacio solamente porque el tiempo de vuelo fue el mismo….

 Espero que mis queridos lectores vayan entiendo el trasfondo de todo lo anterior, pero si no es así lo explico: hace cincuenta años se pagaba por el privilegio de tener cosas, ahora los privilegiados pagan por tiempo, espacio y atención.

 Medite el asunto de esta manera: cada vez somos más por lo tanto la capacidad productiva no está realmente limitada, por lo que ropa, comida, teléfonos y hasta autos sobran (lo que falta es capacidad de compra pero ese es otro tema); pero ahora lo que es precioso es el tiempo- espacio-atención; por eso una casa en una zona céntrica es cada vez más cara y más pequeña.

 Lo que antes era un derecho ahora se convierte en un privilegio el cual debe ser pagado con el objetivo de reducir el flujo o desgaste, ejemplos:

 En Singapur cobran peaje por transitar en varias zonas del centro, y antes de que alucine con que son zonas públicas la razón del cobro es muy sencilla: reducir el tráfico para mejorar la calidad de vida de la ciudad.

En  un pueblo  de Inglaterra quieren cobrar a los corredores que usan un parque público, lo cual ya desató una controversia entre los usuarios porque creen que es injusto, pero véalo de esta manera: si los corredores son los que provocan mayor desgaste de servicios en el sitio, aparte limitan el uso del mismo a la gente que no corre ¿no deberían entonces pagar por el privilegio de circular? En muchos casos la idea de estos cobros es hacer que cierta actividad se limite o de plano desaparezca.

 Ahora que estuve en la Ciudad de México encontré a la gente mucho más estresada que antes por lo de las contingencias ambientales y la limitación del uso de los autos, el costo de transporte semi-privado como Uber se disparó lo que ocasionó muchísima molestia.

amsterdam

 No entiendo la molestia: moverse en transporte como Uber debería de ser un privilegio y costar como tal. Medítelo, cada vez será mucho más caro el espacio y el tiempo simplemente porqué somos muchos compitiendo por dos recursos que son limitados y no renovables.

 Entiendo entonces perfectamente a los del pueblo que desean cobrarle a los corredores, ellos solo pelean por recuperar un espacio durante para que más personas puedan disfrutarlo, si usted quiere exclusividad tendrá que pagar por ella.

 No es muy diferente a pagar adicional por tomar el asiento con el mayor espacio.

 ¿Acaso le parece ahora descabellada la idea?

Publicado en La Neta | Etiquetado | Deja un comentario