Consejos para los recién egresados

Alguien en twitter me hizo una pregunta muy interesante:

¿Cómo le hago para sobresalir como recién egresado?

Y le di una respuesta que luego pensé que se podía convertir en un post, así que aquí voy.

  1. Olvídese de sociabilizar  con sus ex compañeros de escuela en la chamba, porque los que antes fueron sus amigotes de parranda ahora son su competencia directa por los mismos y muy escasos puestos de trabajo. Esto aplica sobre todo si está haciendo prácticas profesionales, lo que debe hacer sociabilizar con las personas que tienen experiencia para darse a conocer.
  2. Olvídese de andar por la vida y los pasillos en la oración del celular, camine poniendo atención y saludando a todo mundo.
  3. Olvídese de sumergirse en su mundo particular poniéndose a escuchar música , es muy corriente ponerla a todo volumen y muy poco profesional pasarse el día con los audífonos puestos. Pensará que sí se pone  los audífonos está respetando a sus compañeros de trabajo y quizás tenga razón, pero también me da a entender que su trabajo es tan de poca monta o repetitivo, que no necesita poner atención o que de plano no le importa.
  4. Olvídese de su uniforme de la universidad: jeans , calzado deportivo y la primera playera que encontró – habrá tenido mucho estilo en la carrera, pero solo prueba que no se ha graduado emocionalmente y sigue pensando como estudiante. Vístase como adulto.
  5. No llene su escritorio de evidencia de su vida social, esa a nadie más que a usted le importa.
  6. No haga a un lado tareas que le parezcan muy simples como organizar juntas, preparar el material de una junta u organizar la comida para una visita; no hay nada que los gerentes de las empresas más aprecian que saber que no tienen que preocuparse de la parte social.
  7. Nunca se desaparezca sin avisar, eso incluye las salidas a comer de dos horas el viernes. Ese es un privilegio de los jefes, no lo tomé a menos que le digan que es práctica de toda la empresa.
  8. La asistente del ejecutivo de más alto rango de la empresa es alguien con quien debe tener excelente relación, créame que ellas pueden darle valioso tips sobre cómo funciona la organización.
  9. Consiga tan pronto como pueda un mentor, el cual esté dispuesto a enseñarle como funciona el negocio.
  10. Cuando tenga un mentor y cierta experiencia , vea sí puede entonces convertirse en su patrocinador ¿la diferencia? Un patrocinador lo recomendará cuando llegue su momento de ascender dentro de la organización. Curiosamente la mayoría de la gente se queja de que los demás tengan “padrinos” , yo no creo que sea una mala idea sobre todo si usted tiene un desempeño que avale que se ha ganado la simpatía de alguien.

Pues he aquí , algunas ideas para que salga usted del montón y brille .

Publicado en Ingresos | Etiquetado | 8 comentarios

Primero las ganancias

Sofi de El Pequeño Cerdo Capitalista me recomendó el libro de “Profit First” el cual establece que la forma en que la mayoría de los negocios maneja sus ganancias es equivocada. Pues bien, descargué el libro y antes de leerlo completo escuche varios podcasts del autor, y no puedo estar más de acuerdo con el autor porque lo que propone es el mismo modelo que ha usado la industria maquiladora por años.

Lo explico…..

El modelo típico que manejan las empresas y emprendedores es algo como esto: ventas – gastos= ganancias, debido a esto existe la creencia de que “las ventas lo curan todo” y entre más ventas más ingresos por lo tanto habrá más ganancias ¿cierto?

*Uhmmmmm* esto significa que vas a recibir sólo lo que sobre ¿no? ¿Qué tal si tus ganancias fueran fijas y supieras exactamente cuánto vas a ganar? Pues de eso se trata este libro y lo que explica, que el modelo debería ser al revés: ventas – ganancias = gastos primero defines cuánto quieres ganar por venta y sobre esos construyes tu precio y tu modelo de ventas.

Pero primero dejen pongo en contexto algo: casi toda mi experiencia en la industria maquiladora fue en el área de desarrollo/calidad de proveedores la cual está bajo la función de compras. Pues bien, mi trabajo consistía en evaluar la capacidad técnica de un proveedor para producir una pieza, una vez que esta empresa pasaba este paso podía someter una cotización que incluía su estructura de costo que era algo como esto:

Ganancia  = Precio de venta – (costo del material + costos de energía + costos de mano de obra + gastos generales).

Para someter esta cotización como cliente potencial proveíamos el precio que estábamos dispuesto a pagar por cada pieza ; sí nosotros decíamos esto es lo que te quiero pagar porque sé cuáles son costos de material, de energía y de mano de obra – podríamos decir que eran genéricos-  así que solamente en los gastos generales y en la ganancia es donde debía residir la diferencia. Y eran éstos sobre los cuales se negociaba, así que para lograr una ganancia saludable la empresa debía volverse más eficiente.

Así que el modelo funciona así: quiero ganar el 10% de ganancia de un tornillo, el cliente dice que va a pagar un peso, por lo tanto todos mis gastos deben no ser mayores a 90 centavos , resulta que mi estructura de costo actual es de 95 centavos ¿le pego a mi ganancia o reduzco mis costos? Lo ideal sería reducir tus gastos generales que es donde normalmente se “acolchonan” muchas ineficiencias, por ejemplo:

  • El dueño del negocio agrega toda la flotilla de autos de la familia, cuando ninguno de estos agrega valor al producto.
  • Está incluida toda la nómina que ni siquiera trabaja en el proyecto, típico que te quieran cobrar el 100% de la plantilla de mantenimiento cuando solo usas un 0.25 del tiempo de una persona por semana.
  • El costo de financiamiento del dinero que usarán para el proyecto.
  • La renta del edificio completo, cuando sólo usan para tu producto proceso una oficina de las veinte que tienen.
  • La nómina de la familia completa, porque es negocio familiar – esto hace el costo del producto mucho más caro y obviamente menos competitivo. Y a la mayoría de los posibles proveedores se les notaba lo novato cuando presentaban una estructura de costos inflada, la cual luego era luego desmenuzada y digerida por el departamento de compras hasta que se llegaba al acuerdo del precio adecuado para ambas partes, esperando que el proveedor hubiera sido inteligente y hubiera protegido su ganancia.

Desafortunadamente en mi experiencia muchos proveedores mexicanos cometían el error de “comprar su entrada a un negocio” vendiendo a 1 peso tornillos que costaban 1.05 pesos, y lo hicieron creyendo que una “una vez dentro” les lloverían contratos del cielo pero simplemente tronaban el negocio.

 Las ventas con costos mal calculados basándose en el modelo ganancias= ventas – costos ha acabado con más negocios de los que imaginan, pero aquellos que protegen su ganancia pueden mantenerse a flote y prosperar.

 Este modelo también cuestiona lo siguiente ¿quieres que te paguen un sueldo fijo o quieres recibir las ganancias? Si resulta que quieres ambas cosas, deja te cuento lo siguiente para que te dé un ataque cardíaco.

  • Incluir tu sueldo dentro del modelo cuando eres el dueño del negocio, te vuelve asalariado al mismo tiempo que aumenta tus costos generales y reduce tu competitividad ¿qué no iniciaste un negocio para ser dueño y no empleado?
  • Recibir un sueldo y luego quedarte con las ganancias significa que estás pagando impuestos por ingresos dos veces: una vez por sueldo y otra vez por ganancias ¿qué no se suponía que lo que querías era no dejarle tanto dinero al gobierno?

 Si te olvidas del sueldo y prefieres las ganancias, seguramente cuidaras más tu negocio porque te olvidarás de la muy mala recomendación de los contadores: gaste más en el negocio para que no pague impuestos, lo que supone que también elimina tu posibilidad de tener un fondo de emergencia para el negocio ¿no?

Y todo lo anterior aplica también para las finanzas personales ¿cuánto dinero quiere pagarse a usted mismo? Si gana $100 pesos y quiere ahorrar $10 ¿qué tiene que recortar?¿qué tiene que hacer o dejar de hacer para que pase lo que pase tenga esa ganancia de $10 pesos.

Piénselo, verá que lo que le han dicho los contadores está equivocado, porque las ganancias son las que prueban que está haciendo dinero, no probar que no está pagando impuestos.

 

Publicado en Autoempleo, Emprendedores, Ingresos | Etiquetado , , | 4 comentarios

Las intenciones no ahorran dinero

“Nos juzgamos por nuestras intenciones y a los demás por sus acciones”

Escuché a alguien decir esto y tiene absoluta razón, y la cosa funciona así: solo con pensar o tener una opinión sobre algo es suficiente para que yo me sienta bien al respecto, pero si es tu caso para que consigas el mismo nivel que yo necesitas hacer y no solo pensar.

El caso más típico :

- ¿Cree usted que ahorrar sea una buena opción? Ohhh sí porque bla bla bla bla bla bla bla.

- ¿Cuánto tiene ahorrado? No tengo ahorros.

Somos muy buenos para decirle a los demás que deberían de hacer porque en mi mente creo que saberlo, aunque mi cuerpo jamás lo ha hecho – o sea que nunca he exhibido ese comportamiento; o como decía Taicho Ohno ” es muy difícil recordar con el cuerpo lo que solo se aprendió con la cabeza”

¿ A qué viene todo esto? A qué alcanzar una mejor situación financiera tiene que ver más con acciones que con intenciones, a cambiar el ser que al hacer, y no es solo un deporte competitivo donde se trata de conseguir el mejor producto financiero. Y esa es la razón porque la que no escribo sobre productos sino sobre comportamientos, los productos van y vienen pero la manera de enfrentar el dinero es algo que cuesta mucho cambiar, sobre todo si sigue creyendo que está pagando solo con billetes o monedas – la realidad es que está pagando con su tiempo de vida.

Vea este vídeo del presidente Mujica.

¿Cuántas horas de vida le va a costar pagar ese nuevo celular? Piénselo.

Sus intenciones no le harán ahorrar dinero, son sus acciones siempre y cuando estas estén alineadas hacia obtener la calidad de vida que desea.

Publicado en Ahorro, Deuda, Minimalismo | Etiquetado , , | 3 comentarios