Peso 58 kilos

Hace como 11 semanas que modifiqué mis hábitos alimenticios con el objetivo de bajar de peso, la verdad es que me había dejado llevar por una serie de eventos y por las tentaciones de mi barrio. Luego un día descubres que la ropa te queda ajustada y que los zapatos también.

Pues bien, gracias a eliminar los carbohidratos simples y el azúcar, tengo semanas completas sin probar pan, tortillas o cualquier cosa que se les parezca, al menos nada con trigo y lo reemplace por harina de coco para preparar algunos platillos. El azúcar regular la he reemplazado por stevia o azúcar de coco.

Amo las tortillas de harina, he comido dos en 11 semanas.

He estado comiendo algo que nunca creí que probaría: kale, que es la cosa más desagradable para masticar, pero se supone que tiene tantas vitaminas que es casi un milagro.  Me gustan los vegetales, pero el kale me parece que sabe a pasto y ha sido un sacrificio consumirlo.

Pero…..me siento tan bien que creo que vale la pena cada cambio que ha hecho:

  • Mis encías dejaron de molestarme.
  • He perdido como dos tallas.
  • Las molestias de las articulaciones se fueron.
  • Adiós a la inflamación estomacal.
  • Ya no tengo calambres.

La idea del plan la he tomado prestada de los vídeos de Dr Berg (les comparto uno de los tantos que tiene en YouTube).

Me estoy enfocando más a la cuestión de salud que la del dinero por lo que he estado experimentando y viendo entre mis amigos y familia, mi situación financiera se encuentra bajo control y solo se trata de seguir el plan; para el 2021 tendré fondeado mi plan básico de ahorro para el retiro, la casa de retiro pagada y remodelada.

Pero regresando al tema de las salud quisiera perder otro kilo antes de navidad, si sigo como voy seguramente lo voy a lograr.

Ahora que hablando de costos puedo decir que de entrada he tenido que desembolsar más dinero que cuando no seguía el plan sencillamente porque algunos de los productos no son fáciles de conseguir, por ejemplo la harina de coco cuesta al menos 20 veces lo que la harina de trigo, incluyendo las múltiples visitas al supermercado por semana para comprar espinacas o vegetales porque al principio me quedaba corta.

Espero terminar el 2016 con 57 kilos.

Publicado en Sobrepeso | Etiquetado | Deja un comentario

Nunca compre una casa a mitad de un desierto de comida

Un desierto de comida son zonas urbanas o rurales donde las personas no tienen acceso rápido a comida barata y nutritiva, por lo que tienen que trasladarse grandes distancias para adquirirla.

Un desierto de comida no solo aplica a zonas de ingresos bajos, los fraccionamientos de clase alta en zonas de acceso restringido también son considerados desiertos de comida. Una de las zonas en el país más emblemáticas es Santa Fe en el Distrito Federal donde la densidad poblacional es altísima y el transporte es complicado. Y aunque existen restaurantes en la zona y centros comerciales, comprar víveres requiere toda una excursión.

Ahora, si usted tiene edad y condición física para manejar un automóvil por varios kilómetros para conseguir víveres quizás no sea para usted tan malo, pero imagine que es una persona mayor que ya no puede manejar y tiene capacidad limitada de carga o es una persona de recursos económicos limitados que usa transporte público, entonces todo este asunto se vuelve muy complejo. Esta es una de las quejas comunes entre la gente que adquirió  casa en fraccionamientos de interés social a las afueras de las ciudades: no hay tiendas.

Uno de los efectos de vivir en un desierto de comida es que la calidad de la alimentación se degrada por la falta de acceso a productos naturales, porque ha de saber que tener una tienda de conveniencia cerca no soluciona el asunto ya que los productos que se venden en las mismas son de mala calidad.

Ya había escrito recomendaciones sobre no comprar casas recuperadas solo porque “son baratas”, pues bien esta es otra razón para no adquirir una de esas propiedades: los altos costos de adquirir alimentos.

Calcule el esfuerzo y dinero adicional para alimentar a su familia antes de escoger propiedad.

Publicado en La Neta | Etiquetado | Deja un comentario