Cómo remodelar una casa sin morir en el intento

Desde hace un mes vivo en una casa en proceso de remodelación.

No tengo gas todavía por lo tanto no hay manera de cocinar , cosa de todas maneras no hago en verano por el calor. No tengo agua caliente tampoco y la instalación de la tarja de la cocina todavía es temporal. Tres de las habitaciones estuvieron sin poder ser utilizadas porque hubo de cambiar el piso y estoy en proceso de cambiar ventiladores.

En fin, esto ha sido una aventura.

¿Los costos? Pues no ha sido barato, pero en este momento no hay nada barato cuando se trata de construir – remodelar, pero sí aprendí algo de todos los cambios que hice durante 10 años en mi casa anterior.

    • Baños y cocinas, pon gran parte de tu presupuesto en instalaciones eléctricas e hidráulicas. La plomería hay que instalarla con todo detalle y cariño, los acabados pueden no ser tan lujosos si tienes un presupuesto limitado. Una fuga de agua puede ser catastrófica a la cartera, que uses un azulejo sencillo no.
    • Aire acondicionado, ventiladores en todas las áreas donde se vaya a reunir gente. Un ventilador tácticamente instalado reduce la necesidad de aire acondicionado y no cuestan mucho más que una lámpara (acabo de comprar cuatro por 98 dólares).
    • Iluminación, focos ahorradores en las áreas  más utilizadas. Para este nuevo proyecto conseguí focos LED que iluminan como uno de 60W pero consumen solo 8.5 W, cada uno me costó casi 3 dólares (sí, en México los precios son todavía prohibitivos) . Se supone que como también duran varios años reducen la probabilidad de un accidente al intentar cambiarlos, son una excelente opción para zonas de difícil acceso (si tienes personas mayores, son casi obligados).
    • Muebles, decidí comprar muebles adicionales en bazares y en ventas por internet. Algunos grupos de Facebook han resultado una fuente inagotable de artículos buenos, bonitos y baratos; la otra ventaja es que como tienes que pagar en efectivo no corres el riesgo de endeudarte y solo compras si tienes lana.
    • Reciclaje, he estado reciclando cortinas por ejemplo usé unas de encaje para hacer un mantel para mi comedor nuevo, compré un panel del cual hice dos y de una enorme sábana voy a hacer otra. Un carpintero que me hizo un mueble para el baño me pidió que le diera la madera de un habitación que voy a demoler a cambio de un descuento de  una mesa para picnic. En todas las casas siempre hay materiales u artículos que se pueden convertir en alguna otra cosa.
    • Pintar, pintar, pintar; soy fanática de pintar – en lugar de mandar hacer una cocineta nueva decidí solo pintar las puertas de la misma. La pintura es la manera más sencilla y económica de que algo luzca como nuevo, y con la técnica correcta cualquier persona puede hacerlo, y si algo llega a salir mal solo tienes que volver a pintar.
    • Paciencia, Roma no se hizo en un día y hay que ser realista en cuanto al tiempo que toma instalar algo. He tenido hasta cinco personas en la casa haciendo diferentes trabajos , pero tener más gente no acelera el secado de un piso o de una capa de pintura; quizás sí haga el proyecto más caro pero no más rápido. He estado dándome terapia viendo capítulos completos de “Restoration Home” para tranquilizarme.

  • Estructura versus estética, si hay que escoger entre meter más lana en algo que no se ve como por ejemplo plomería contra algún adorno, es mejor apostarle a lo primero porque a la larga paga mejor. Las modas cambian muy rápido para los azulejos como para gastarte todo tu presupuesto en eso.
  • Y finalmente tener un presupuesto definido y cuando se acaba, se acaba. Decidí que tendría como tope del presupuesto el 10% del valor de avalúo de la propiedad, que sumado a lo que me costó no sobrepasa del valor real de la propiedad. O sea que no le voy a agregar lana más allá del valor real de la casa , porque de hacerlo estaría perdiendo dinero. Hasta el momento llevo gastado el 65% del presupuesto, por lo que supongo que a finales de agosto debo terminar lo que tenía programado y antes de que llegue el otoño cuando tenga que cerrar la casa por el clima.

Y todavía me falta hacer el proyecto del patio, pero ese será hasta el 2016.

 

Publicado en Deuda, Hipoteca, Presupuesto | Etiquetado , , | 1 comentario

No voy a pagar el vale de ecotecnologías

ecotecnologiasYa he dado algunos detalles sobre cómo contrate mi crédito INFONAVIT en algunos posts anteriores, pero hay un detalle que quisiera explicar un poco más y ese es el famoso vale de ecotecnologías.

Pues bien, se supone que a la compra de la casa te agregan una cantidad adicional para que compres artículos que te permitan ahorrar energía eléctrica, gas o agua. La cantidad que te prestan es proporcional a lo que ganas y se supone que se agrega al crédito que pides.

Cuando pasas a la firma con el notario, te entregan el desglose de todo lo que se acumula a tu crédito incluyendo el famoso vale de ecotecnologías, así que puede que te muestren un saldo mayor al que te habían dicho al principio, pero no te asustes hay un truco para que no tengas que pagar ese vale de ecotecnologías, te cuento.

  1. Tienes que abrir tu cuenta  con el INFONAVIT en línea (en la parte superior derecha del sitio del instituto puedes ver la liga), desde este sitio puedes imprimir tu vale de ecotecnologías .
  2. Consulta el saldo de tu crédito antes de usar el vale de ecotecnologías, verás que existe una diferencia entre lo que indican los documentos que te entregaron en la notaría y lo que aparece en línea, tu saldo debe ser menos y esa diferencia es el vale de ecotecnologías.
  3. Si este es tu caso, no uses el vale – no lo cambies por mercancía ni por dinero. No tienes la obligación de hacerlo y no te lo cargarán como deuda si no lo usas.
  4. No le digas a nadie que tienes un vale pendiente, deja que se venza – lo cual según mis fuentes ocurre al año de haber firmado el crédito.
  5. Si te llaman para invitarte a cambiarlo, diles que ya estás en proceso de hacerlo pero recuerda que no debes usarlo.

Yo firmé el 12 de junio, a la fecha no he cambiado el vale – no tengo la intención de hacerlo y voy a dejar que se cancele. No me han cargado ni un peso del mismo a mi crédito , así que no lo voy a pagar.

Ahora que sí ya te convencieron que es una buena opción cambiarlo por dinero, haz cuentas para ver si te conviene. Supongamos que tienes $10,000 que alguien te ofrece cambiar a pesos por la módica comisión del 30% , lo que hace que te quedes con solo $7,000 ; pero ¿Qué crees? Tú al INFONAVIT le debes $10,000 de los cuales te van a cobrar alrededor del 12% anual si tu crédito está en pesos y como el 14% si está en VSM. O sea que por esos $7,000 vas a pagar más de $1,000 de intereses el primer año haciendo un cálculo muy burdo por cierto.

O sea que aparte del haber perdido ese 30% de la comisión por cambiar el vale, todavía tienes que pagar otro 14% ($1,000/ $7,000) , algo así como pagar 44% anual de intereses.

Supongo entonces que te sobra la lana como para andarla regalando así.

Recomendación: no uses el vale.

 

Publicado en Deuda, Hipoteca, INFONAVIT | Etiquetado , , | 10 comentarios