El hábito más difícil de romper

Escribo esto desde una habitación en Braga Portugal de la cual prácticamente no he salido desde hace tres días, porque el jueves declararon estado de emergencia en el país por la cantidad y la rapidez de contagios del COVID-19.

Llegar al estado de emergencia aquí tomó menos de dos semanas, yo llegué el 23 de febrero y apenas se escuchaban noticias sobre el tema, pero desde principios de marzo empecé a ver indicios que las cosas iban a parar; algunos negocios no esenciales empezaron a cerrar sus puertas, se notaba menos gente en la calle y ciertos productos en el supermercado eran imposibles de conseguir (como el gel antibacterial). En menos de dos semanas estamos prácticamente encerrados tratando de aportar a que se reduzca la velocidad de los contagios.

La gente aquí ha sido muy consciente y ha seguido en su mayor parte las instrucciones, lo cual no ha ocurrido en algunos países cercanos como son España y otros más lejanos como Italia, donde la gente se rehúsa a cambiar su estilo de vida porque cree que el virus es un hoax.

Sí, cree que es una mentira y en países como Italia ha sido casi deporte nacional engañar a la policía para poder romper las órdenes de permanecer en casa.

La gente es incapaz de cambiar sus hábitos de vida incluso para salvar su vida, porque su individualidad es más importante que el bienestar del grupo. Y si la gente no hace cambios sencillos para ponerse fuera de riesgo ¿hará cambios más grandes para mejorar sus condiciones de vida o financieras? Lo que he visto de la gente yendo a conciertos masivos, en la playa o en los bares como si fueran vacaciones en lugar de tiempo para guardarse en casa y guardar distancia me hace realmente creer que no.

Si usted es una de esas personas que se queja de la incomodidad que supone quedarse en casa, no salir a un bar o a un restaurante entonces imagine si será capaz de soportar el dolor que supondrá estar entubado en terapia intensiva incapaz de respirar por su propia cuenta.

Nadie muere de aburrimiento, pero sí puede matar a alguien por su incapacidad de entender una verdad muy simple: usted no es el centro del universo.

Lávese las manos.

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en La Neta y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.