Estoy resintiendo la inflación

En el 2007 me di cuenta que tenía un desorden financiero, para el 2008 ya estaba persiguiendo un plan muy agresivo que fue el que me sacó de deudas, y quizás la decisión más importante que haya tomado fue la de dejar de gastar en varios rubros (ropa, viajes, lujitos, etcétera) lo que me permitió liberar efectivo para hacer pagos adelantados a mis deudas. Una vez que terminé de pagar mis deudas ese efectivo se convirtió en ahorro.

Es decir: deje de gastar para ahorrar.

Hace unos días alguien me preguntó en twitter cómo le hacía para ahorrar y respondí lo mismo “deja de gastar”, lo que provocó una ola de indignación entre algunas personas y puedo entender porqué: algunos esperan frases motivacionales , fórmulas mágicas o recomendaciones hechas con palabras tiernas en lugar de una acción contundente.

Deje de gastar.

Desde mi muy personal punto de vista y estilo de vida deje de gastar desde hace casi diez años, dejé las deudas atrás y liberé una buena cantidad de mis ingresos para ahorrar, esto se sintió como un aumento de sueldo: cuando su dinero ya no será reclamado por el crédito de la casa, el coche o la tarjeta usted siente cómo si le estuvieran pagando más; al menos eso había sentido yo desde entonces hasta este año.

Sí, en este 2018 por fin me ha alcanzado la inflación.

Lo explico: mi sueldo no se ha incrementado desde el 2008 en el mismo porcentaje que la inflación, y creo que este es un fenómeno que le ha pasado a la mayoría de los trabajadores.

A pesar que la inflación ha estado controladas desde principios de los años 2000, si sumamos la inflación anualizada descubriremos que en la mayoría de los casos los ingresos no han incrementado en la misma proporción: el costo de la vida sube, los ingresos no.

En mi caso por mucho tiempo sentí que mis ingresos había subido porque mis gastos se habían reducido considerablemente, pero a través del tiempo el costo de los productos y servicios que sí consumo ha subido al grado que ahora veo una diferencia significativa cuando hago el presupuesto.

Ahora,  hay dos razones por la cual mi vida sufre inflación:

  1. Los precios de los productos y servicios en el mercado abierto ha subido.
  2. Mi edad.

Sí, mi edad …lo explico.

Con la edad se incrementa el costo de los servicios médicos, tiene que pagar por más servicios tipo diagnóstico, si toma consciencia de su edad va a querer invertir más en medicina preventiva que incluye cambios en la alimentación. Servicios como seguros médicos de gastos mayores y seguros de vida aumentan cada año debido al riesgo que supone cubrir a alguien de mayor edad.

Cada año voy a sufrir de inflación de mercado e inflación por edad, más vale que me vaya preparando.

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Presupuesto y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario