No se aferre a heredar una casa

Cada vez que me llega un correo de alguien que pide ayuda para no perder una casa que no puede pagar, uno de los argumentos que más recibo es que la gente no quiere perder el patrimonio que ha estado acumulando para sus hijos.

Paréntesis: Aunque en realidad no se convierte en patrimonio hasta que se puede heredar o convertir en efectivo como en una venta.

Regresando al asunto: cuando se hereda una propiedad no solo se entregan ladrillos o metros cuadrados de construcción, también se hereda un modo de vida ¿ya había pensado en eso? Cuando usted se aferra a heredar su casa a sus hijos quizás los este obligando a llevar un estilo de vida que no les interesa o que no les beneficie.

Muchos padres no piensan así y suponen que heredar la propiedad es un beneficio inmediato y natural, pero no siempre es así. Una de las aspiraciones de las familias no solo se trata de sobrevivir, sino de sobresalir lo que supone no solo hacerse de una propiedad sino de subir en el escalafón social y veces una propiedad puede atarlo a un modo de vida que ya no desea tener.

Imagine ¿por qué alguien querría vivir en una zona con casas abandonadas, construcciones irregulares, negocios piratas, falta de servicios, escuelas saturadas o inseguridad? Una mejor opción es vender esa propiedad y usar el dinero para comprar otra en una mejor zona donde el estilo de vida encaje con sus aspiraciones o su nueva situación social.

Entiendo que existe una conexión emocional con una casa, pero los bienes sirven para resolver los males y el patrimonio debería tener como primer objetivo mejorar nuestra condición social. Si la casa no le ayuda a tener una mejor calidad de vida, entonces no cumple este objetivo.

No se aferre entonces a heredar una propiedad si esta propiedad lo encadena a una mala calidad de vida.

[related_posts]

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Patrimonio y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario