¿Cómo se quiere morir?

Hace unos días escribí en Facebook el siguiente comentario:

“Si usted no tiene dependientes económicos no desperdicie su dinero comprando un seguro de vida”

Y más de uno respondió que si no contrataban uno no habría siquiera forma de pagar un funeral, por lo tanto llegué a la conclusión que no se habían tomado el tiempo para decidir el tema de este post: Cómo se quiere morir.

Explicaré este asunto en partes.

  1. Cómo va a pagar su funeral. Un seguro de muerte o de vida no le sirve porque puede tomar un par de semanas cobrar y no creo que quiera permanecer en la funeraria mientras consiguen el dinero. La mejor forma de pagar un servicio funerario es con efectivo ahorrado y antes de que pregunte no, no recomiendo contratar un seguro funerario porque matemáticamente ganaría mas dinero poniendo el dinero que paga de la póliza en una inversión o cuenta de ahorro con rendimientos de al menos la inflación. Así que decida como quiere ser enterrado y ahorre para lo mismo. En mi caso deseo ser incinerada y que las cenizas sean lanzadas a la sierra desde el mirador del Camino Real.
  2. Cómo y cuánto va a pagar y por la atención médica. Este es un asunto truculento por una sencilla razón: no somos médicos y no tenemos ideas que cuales procedimientos sirven para curar y cuales solo para aumentar la factura; pero en medio de una crisis de salud podemos aceptar cualquier cosa que nos de un poco de esperanza. Una cosa es que tenga un seguro que cubra por todos estos gastos y otra que vaya a tomar las decisiones correctas, por eso es importante decidir antes de que pase y para eso existe la opción de voluntad anticipada en la cual usted decide no recibir tratamientos para prolongar su vida si tiene una enfermedad terminal. En este caso se deja un documento notariado y se determina a un representante que pueda llevar a cabo su voluntad. Yo por ejemplo ya le dije a mi hermana que si quedo en estado vegetativo que me desconecte, no tiene caso desgastar a la familia y gastar lana cuando ya no vas a regresar.

Supongo que en este segundo punto habrá muchas personas que no estarán de acuerdo, pero en mi caso no tengo ni un solito remordimiento ni tampoco cosas que me faltan por vivir, irme hoy de este mundo no es problema.

Obviamente todo lo anterior lo tiene que platicar con su familia y dejar su expediente listo. Precisamente hace una semana hice eso: prepare copias de todos mis seguros, cuentas de bancos e identificaciones para entregárselas a mi hermana previendo que un mes salgo de viaje a Europa.

El miércoles por alguna razón desconocida me desperté a las 3:30 de la mañana, tomé el teléfono y vi que había montones de mensajes sobre un ataque terrorista …en Bruselas, mi próximo destino en abril.

Justo a tiempo.

[related_posts]

 

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Seguros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario