Para ser clase media….

A nadie en México le gusta la idea de ser considerado de la clase baja, recuerdo haber visto un estudio que decía que de cada 100 personas que les preguntaba al menos 60 creían ser de la clase media.

Pues bien, cada quien es libre de creer que pertenece a un grupo u otro. Ahora, las estadísticas que maneja la INEGI no traen mucha claridad al asunto – y si tiene mucho tiempo libre le recomiendo entre aquí para que vea de que hablo – sobre todo porque tienen que ver más con gastos que con ingresos, y muchos de nosotros sabemos que si algo podemos hacer es gastar más allá de nuestras capacidades a través del crédito.

clasebaja

 

Quizás lo que se ve , se presume o se asume no sea lo que debamos medir para confirmar si formamos parte o no de la tan deseada clase media, y aquí es donde voy a comentar sobre un excelente articulo de Liz Weston sobre este intrigante tema.

Pues bien, Weston lo resume de una manera magistral en este post donde dice que pertenecer a la clase media es una cuestión más de esperanza y estabilidad que de dinero.

Si, el dinero es secundario.

Alguien que pertenece a la clase media:

  1. Tiene recursos para cubrir sus necesidades y algunos gustos – o lo que yo llamo gastos fijos no negociables y algunos gastos negociables.
  2. Tiene capacidad además de ahorrar para el futuro, sea este a corto o largo plazo.
  3. Tiene estabilidad, ya que los riesgos graves los tiene cubiertos con ahorros o seguros.

No se trata de tener , sino de ser capaz de sostener la calidad de vida por tanto tiempo como sea posible, independientemente de las condiciones externas.

Complicado no es, ahora que lo veo tal como ella lo explica me parece sublime en su sencillez. Me recuerda entonces toda los planes financieros que hice cuando deje mi trabajo asalariado en el 2012, al día de hoy la gente sigue comentando al respecto: era una locura salir del mercado laboral sin otra fuente de ingresos.

Lo que a nadie se le ocurrió es que yo pudiera tener:

  1. Ahorros
  2. Hábitos de vida frugales
  3. Que mi ego no viviera en simbiosis con la posición de una empresa.

Mi querido lector, si hoy se quedara sin ingresos ¿se quedaría igual o bajaría en nivel de vida? Esa es la cuestión.

O como explica este otro post conviértase en una cucaracha financiera.

 

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Ahorro, Deuda, Presupuesto y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario