Primero el hábito, luego el accesorio

Primero el hábito, luego el accesorio.
Primero ahorra, luego busca la cuenta bancaria perfecta.
Primero ahorra, luego busca el coche perfecto.
Primero ahorra, luego se pone a buscar casa para comprar.
Primero ahorra, luego decide cuál es el paquete vacacional que comprará.
Primero ahorra su fondo de emergencia, luego busca el fondo de inversión.

Cualquier argumentación sobre el accesorio es inútil si el hábito no existe.

Y si se trata de un negocio:

Primero es el modelo de negocio, luego pone el local.

 

Acerca de Isela Muñoz

Ex compradora compulsiva, ahora Terapista Financiera + Asesora Hipotecaria. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario", con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Terapia Financiera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Primero el hábito, luego el accesorio

  1. Gustavo Carrillo dijo:

    Primero haz ejercicio, luego gastas en ropa deportiva, gimnasio, y luego lo publicas en Facebook; para que dures un mes. Al parecer aplica para muchas cosas más como dice Isela.

  2. Pingback: ¡A caminar! |

Deja un comentario