Adelgazar por la vía fácil.

Lo que a continuación voy a compartir fue escrito por Rafael Santandreu, uno de mis psicólogos favoritos quien vive en España. Este es parte del script que escribió para un programa de televisión y el cual me parece que vale la pena leerlo.

ADELGAZAR POR LA VÍA FÁCIL CON LA PSICOLOGÍA RACIONAL

Los nueve pasos para adelgazar y ponerse buenorro.

1. Nada de dietas: un sistema para toda la vida.
2. Sé ambicioso: no solo adelgaces sino ponte “buenorro”.
3. No mires la balanza
4. Haz deporte ¡todos los días!
5. Come la mitad
6. Aliarte con el agua
7. Mata al perro
8. Sácate la venda
9. Alíate de la fruta

Vamos a la primera: crear un sistema para toda la vida.
Primero hay que decir que voy a dar 10 consejos para el adelgazamiento, pero se trata de 10 pasos mentales o conductuales, esto es psicológicos. Pero otro tema diferente es lo referente a qué alimentos engordan o no. Eso, que por otro lado, ya lo sabemos todos, en general, es otro asunto, que también hay que tener en cuenta. Pero nosotros vamos a centrarnos solo en los 10 puntos psicológicos.

Sí. Yo estoy en contra de las dietas. De todas. No sólo de la dieta Ducan que es malísima sino de todas porque con las dietas las personas hacen un esfuerzo masivo y puntual, pero luego vuelven a engordar. Y la delgadez o la esbeltez es un asunto que deseamos tener de forma permanente. Entonces, se trata de lograrlo a base de cambio de hábitos permanentes. Y lo mejor es hacerlo de forma divertida, fácil, alegre, racional, sin pasarse, gradual. Por lo tanto, nada de dietas, sino cambios de hábitos para siempre.

La segunda: Ser ambiciosos. No solo adelgazar sino ponerse buenorros.
Yo en general, creo que las personas rendimos mucho mejor con metas ambiciosas que con metas medianas. Porque las metas fantásticas mueven grandes energías y las metas mediocres, mueven energías mediocres. Entonces, a las personas que he ayudado a adelgazar les propongo que se imaginen que se van a poner cachas, buenorros, con cuerpos esbeltos y macizos.

Tercero: no mirar la balanza.
Exacto. Lo mejor para adelgazar es no mirar la balanza sino el cuerpo. Mi sistema para adelgazar incluye hacer deporte y pesas. Desarrollar la musculatura. Eso hace que no pierdas tanto peso en kilos como que repartas tus kilos. Se pierden kilos, por supuesto, pero también se ganan algunos que conforman el músculo, el cual pesa bastante. Es decir, quito grasa de aquí y la pongo aquí. Por eso, la balanza no es una medida fiable de nuestro adelgazamiento, sobre todo al principio. Para saber si lo estamos haciendo bien, tendremos que mirarnos al espejo o mirarnos cómo nos entran los pantalones, pero no el peso neto.

Cuarto: deporte y pesas todos los días.
La base de mi sistema es comer menos, pero lo apoyamos con deporte por varias razones. La primera es que el deporte es una gran ayuda a la hora de adelgazar, pero también, si hacemos pesas, nos ayuda a desarrollar músculo. Desarrollar músculo es una gran ayuda a su vez para adelgazar porque nos hace el cuerpo más bonito y a su vez, quema muchas grasas. El mantenimiento de grandes y fornidos músculos es costoso para el cuerpo y la energía empleada en ello quema grasas. Por eso, todos mis pacientes hacen pesas. Otro consejo es hacer deporte todos los días (durante toda tu vida). ¿Por qué? Porque es más fácil ir al gimnasio todos los días que tres veces a la semana. Si vas todos, todos, los días, creas un hábito y tu cuerpo y mente no dudan a la hora de ir. Todos los días a la misma hora. Por ejemplo, yo lo hago a primerísima hora de la mañana. Me levanto a las 6,30 y sin pensarlo, de un bote, me levanto y voy hacia el gimnasio. Una vez acostumbrado, me encanta. Mi sistema de adelgazamiento se basa en la fuerza de los hábitos. Los seres humanos somos animales de hábitos: una vez instaurado un hábito, nos mola mantenerlo.

Además, dices que hacer deporte es bueno porque después del esfuerzo del día es más difícil portarse bien comiendo…

Sí. Es el “efecto inversión”. Si todos los días haces deporte y te pegas un buen palizón, después ya no te apetece meterte un plato de galletas porque después del esfuerzo, tirar por la borda la inversión no mola. Es un motivador más a la hora de comer bien y menos, lo cual es la principal manera de adelgazar. Hacer deporte ayuda a adelgazar porque consumes calorías, haces músculo que quema grasas pero además está este efecto inversión que te mantiene atento a portarte bien comiendo durante todo el día.

Quinto: comer la mitad todos los días.
Existen muchos consejos a la hora de adelgazar con la comida y todos están muy bien. No comer mucho a la hora de cenar, hacer 5 o 6 comidas al día, no comer grasas, no comer dulces, no comer lácteos, etc. Pero existe una medida fundamental que es comer la mitad de lo que comías. Sea lo que sea. Porque la mayor parte del problema es que comemos demasiado, sea de lo que sea. Incluso de ensalada y fruta. Y comer la mitad es muy fácil. Se trata de acostumbrar al estómago, de hacerlo pequeño. De hecho, comemos demasiado porque hemos acostumbrado al estómago a comer mucho y nos pide mucha comida: se ha hecho grande. Pero el estómago se puede acostumbrar muy rápido a comer menos… se hace pequeño con mucha facilidad. Tengo comprobado que, para la mayoría de lqs personas, 10 días comiendo la mitad es suficiente para hacer el estómago pequeño. Tan solo 10 días de aguantarse y comer la mitad, el estómago ya te pide solo la mitad. Después de esos 10 días, se harta con la mitad de comida: ya no quiere más. Te sientes lleno. Por lo tanto, se trata de ponerse durante 10 días, la mitad de la comida en el plato. Aguantarse durante solo 10 días.

Sexto: emplear el gran aliado del cuerpo sano: el agua.
Mis pacientes se sientan a la mesa en cada comida con tres vasos de agua delante del plato. Un vaso sirve para quitarte la sed mientras comes y los otros dos para bebértelos justo después de comer. Es increíble como el agua aplaca llena el estómago y aplaca totalmente el hambre extra. De esta forma, bebiéndose esos dos vasos extras, es súper fácil comer la mitad. Pero recuerda, ponte los tres vasos delante de ti en cada comida. Así resistirás la tentación inicial de seguir comiendo.

El siguiente consejo es “matar el perro”… ¿Cómo? ¡Nos va a llamar la protectora de animales, Rafael!

 Con este consejo tan extraño quiero decir que con la comida funciona el viejo dicho que “si matas el perro, matas la rabia”. Todos sabemos que existen comidas que engordan mucho y que hay que evitar: los dulces, las frituras, los embutidos, los quesos, la leche entera… Pero, señores y señoras, es muy difícil contenerse si tenemos esas tentaciones cerca. Lo mejor es no tenerlas en casa. Y, por otro lado, no comerlas nunca o casi nunca. Si yo me acostumbro a no comer chocolate nunca, no lo voy a echar de menos. Pero si despierto mi adicción al azúcar de vez en cuando, será más difícil contenerse.

El octavo consejo es “sácate la venda de los ojos”.
Mira, para que te sea más fácil adelgazar para el resto de tu vida y estar buenorro, yo aconsejo que te acostumbres a ver la comida que engorda como asquerosa, desagradable y la comida saludable como fantástica y sabrosa. Las personas deberíamos tener una dieta básicamente de frutas y verduras y todo lo demás, rechazarlo. Imagínate un plato de lentejas cocidas, con cebolla fresca, todo de la mejor calidad, tomate sabroso cortado en daditos pequeñitos y un fino rayo de aceite puro de oliva… ¡qué maravilla de plato! Estos alimentos frescos, nutritivos son realmente sabrosos y nos llenan de energía, nos sirven para crear un bello músculo y estar fuertes a nivel físico y mental. En cambio, los fritos o los azúcares blancos son alimentos difíciles de digerir, no frescos sino contaminados, que obstruyen las arterias y te quitan fuerza y belleza: son asquerosos. Puede ser que la mente, con el subidón de azúcar o grasa lo entienda como algo positivo, pero es un engaño para el cerebro porque en realidad luego esos alimentos no nutren y dejan el estómago y la boca sucia, mal sabor de boca incluso. Si te sacas la venda de los ojos y ves los alimentos buenos como sabrosísimos y los malos, como asquerosos, ya no los desearás.

Y por fin el noveno consejo: “Alíate de la fruta”.
Podemos emplear la fruta para comer entre comidas. Para comer a media mañana y merendar. Esos momentos son especialmente tentadores para las personas porque por ahí se venden bocadillos o pastas de azúcares blanquillas que son nefastos y nosotros nos tenemos que acostumbrar a comer mejor. Pues en esos momentos, hay que comer fruta. Va a ser nuestra segunda aliada después del agua. Siempre que deseemos comer bocadillos, embutidos o chocolates, comes fruta, tanta como desees, pero fruta. Eso te dará energía y auténtica nutrición y te ayudará a alcanzar un cuerpo buenorro.

Sencillo, directo y concreto – lo voy a intentar.

Y si necesita más motivación , le dejo este vídeo de Santandreu.

[related_posts]

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Sobrepeso y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Adelgazar por la vía fácil.

  1. Jazmin Islas dijo:

    Me gusto mucho, creo que ha sido muy concreto!
    Excepto la parte de comer la mitad, debe ser que yo soy muy tragona pero ya me acostumbre a rellenarme con verduritas.
    Me encanto lo de mata al perro, pues si para que tener las chucherías en casa; si algo hay que desintoxicar es nuestra cocina.
    A ponerse buenorra pues! jaja

  2. Sofi dijo:

    A mi si me da risa que digan que levantarse a las 6:30 para hacer ejercicio es muy temprano. La mayoria por aqui nos levantamos a esa hora o antes para llegar a tiempo al trabajo. Estan bien los consejos pero nada nuevo. Al final se trata de hacer lo que le funcione a uno.

  3. David M. dijo:

    Hola Isabel:

    ¿Me podrías enviar el enlace donde aparece el programa o artículo original? Es que me gusta mucho Santandreu.

    Son muy buenos consejos, siempre y cuando, como él mismo dice, sepamos que aún sin estar en forma podemos ser muy felices y que ese hecho ni nos quita ni nos da valor como personas. De lo contrario podríamos caer en la anorexia o bulimia.

    Muchísimas gracias.

    Un saludo.

Deja un comentario