La ciencia de un curriculum vitae

He estado leyendo información muy interesante sobre la ciencia detrás de la preparación de un curriculum vitae perfecto, y por perfecto se refiere a uno que te consiga entrevistas.

Pues bien, un estudio reciente analizó visualmente como los reclutadores leen la información  de un curriculum para decidir si están interesados en el candidato o no. El estudio descubrió que en promedio toma seis segundos leer el documento, por lo tanto la atención del reclutador está muy limitada. En la siguiente imagen podrás ver esas áreas marcadas con amarillo- naranja-rojo.

Curriculum vitae

 

¿Cómo aplicas esto a tu curriculum? Pues asegurando que la información más relevante para el reclutador se encuentre aquí.

  • Tus datos básicos de contacto con una cuenta de correo que suene profesional, de preferencia idéntica a tu nombre.
  • Una descripción del valor agregado que le puedes dar a la empresa a través de tu experiencia y conocimientos. Un error bien común es describir tus objetivos profesionales lo cual mis estimados lectores es algo que a nadie le importa; porque la empresa busca contratar a alguien que realice una actividad por la cual está dispuesta a pagar dinero, no es una incubadora de carreras para los que “buscan desarrollarse profesionalmente” ni tampoco para “tener una carrera exitosa”.
  • Tu experiencia profesional de lo más reciente a lo más antiguo. Aquí el error más común es escribir todas las funciones de tu puesto, lo cual no tiene valor agregado y no te diferencia del resto de los candidatos. El reclutador da por hecho que leíste la descripción de la vacante y que cumples con los requisitos, lo que hará la diferencia es que describas tus logros en esa posición con datos numéricos para que te escoja sobre otros candidatos – ahora sí que “hay que cacarear el huevo”.

Si haces un excelente trabajo en la tercera parte superior de tu curriculum vas a tener más posibilidad de que te llamen, ya que el resto el documento seguramente no será leído a menos que te toque ir a una entrevista.

Otros errores que debes evitar.

  • Foto, solamente si tienes un perfil en Linkedin deberías de enviar una foto. Si el reclutador la pide entonces sí, pero por caridad del Señor no envíes la foto del título (muy típico de los recién egresados porque es la única donde alguna vez se pusieron una camisa limpia y planchada). Debe ser una foto que te muestre en un ámbito profesional pero humano.
  • Una larga lista de certificaciones. ¡Horror! Y no hay nada peor que resulte que las certificaciones están expiradas o son de temas que ya pasaron de moda; es mejor tener pocas pero actuales que muchas que parezca pared de museo.
  • La lista de todas las escuelas a las que fuiste que incluye hasta el kínder, si llegaste a la universidad suponemos que fuiste a la primaria.
  • Referencias, no las incluyas a menos que las pidan. Si estás en Linkedin, tienes puntos extras si entre tus contactos se encuentran tus ex jefes.
  • Más de una hoja, nadie lee la segunda y sólo prueba que tienes problemas de síntesis. Hacer resúmenes ejecutivos no es lo tuyo.
  • Documentos editables. Mandar documentos en Word o Excel editables era requisito para las tareas de la escuela para que el maestro te hiciera correcciones, para un curriculum muestra falta de profesionalidad. Envíalo en versión PDF y si le pones foto reduce su tamaño para que satures las bandejas de correo de los reclutadores (Etiqueta 101).

 Y el último consejo: Edita, edita y edita; más vale poco pero valioso que mucho y pura paja. [related_posts] 

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Ingresos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.