No tiene porqué pagar la universidad de su hijo

Sí, como lo leyeron: nadie tiene la obligación de pagar por los estudios superiores de sus hijos, al menos no al 100% y menos si los susodichos no tienen habilidades reales.

Pero vayamos por partes.

¿Está pagando por educar empleados?

¿Cuántos de ustedes pagan enormes cantidades de dinero por mandar a sus hijos a una escuela primaria o secundaria? Supongo que bastantes, y hasta será motivo de orgullo decir que tu hijo va a una escuela que tiene más actividades extracurriculares que una universidad o que el chamaco de siete años ya sabe contar hasta el 20 en francés.

Si le preguntas a un padre de familia por qué paga tanto por educación privada te dirá “para que mi hijo tenga más oportunidades cuando sea adulto” habría que aclarar a que oportunidades se refiere, seguramente la respuesta más común será “para que tenga un mejor empleo”.

La pregunta es entonces ¿estás educando empleados o personas? porque si le inviertes a que tu hijo tenga más valor en el campo laboral nada más, quizás lo estés limitando a una serie de habilidades y destrezas altamente técnicas con poco contenido de humanidad: idiomas, computación, clases de liderazgo serían algunos ejemplos; digo ayudan pero no serían decisivos ¿ o no? Como este tema es más que extenso, lee ésto.

La escuela no sustituye ni enseña los valores que en casa no existen. Tu hijo no será mejor cristiano-católico-budista por ir a una escuela privada si en casa no se viven esos valores.

No todas las carreras pagan bien

La educación superior no asegura que nadie va a tener un trabajo, ni mucho menos que será bien pagado debido a que hay sobre-saturación de profesionistas en carreras como administración de empresas, diseñadores gráficos o abogados (sí, adivinaron: carreras que no requieren matemáticas), así que de entrada los debería de analizar si existe demanda real de egresados de la carrera antes de que su hijo entre a la universidad.

No debería de pagar tanto por esa escuela

Una excelente manera de calcular cuánto debería de pagar por la carrera para que resulte una inversión es la siguiente: investigue cuál sería el sueldo anual de un recién egresado y ese sería el tope de lo que debería de pagar por toda la carrera (colegiatura, libros, computadora y demás), si resulta que el sueldo está muy por debajo de lo que va a pagar, su inversión educativa tiene rendimientos negativos (vale menos de lo que cree).

La calidad de la educación cuesta

Las escuelas públicas cuestan una fracción de las escuelas privadas, eso es cierto; la misma carrera en la UNAM cuesta centavos comparada contra el ITESM , pero aquí el asunto es el siguiente ¿Está pagando por educación o por la experiencia de asistir a una escuela? ¿Está pagando por educación o por conseguir un diploma con cierto pedigrí y así aplanarle el camino profesional a su hijo? ¿O paga para qué su hijo se codee con hijos de empresarios? Recuerdo que alguien de mi ciudad me dio ese argumento para enviar a su vástago al ITESM local, sólo para darse cuenta que el 90% de los demás alumnos eran hijos de empleados de industria maquiladora – los hijos de empresarios iban a otra escuela.

Hay padres que están dispuestos a pagar varias veces el costo de una escuela privada, si este es su caso pregúntese ¿es esta escuela tantas veces mejor que una pública o es sólo inflación aspiracional? ¿Acaso los ingresos futuros de mi hijo serán desde el principio diez o veinte veces mayores cómo para que justifique pagar tantas veces por la misma carrera?

Mi hijo realmente se merece estudiar lo que desea

Sí su hijo está realmente convencido de que la abogacía o la medicina es lo suyo, su desempeño escolar será tal que seguramente podrá acceder a una beca (puede encontrar acá y acá sendas listas de becas disponibles en México). Si su hijo tiene un desempeño de promedio a mediocre, pagar un dineral no eliminará la brecha que existe entre un profesionista exitoso y uno que no lo es. Si su hijo es realmente tan brillante como cree, seguramente podrá estudiar sin que usted pague porque conseguirá una beca.

La universidad no es una extensión de la guardería

Si a pesar de todo lo anterior decidió pagar la universidad privada a su hijo, entonces haga lo siguiente : firme un contrato con ellos que indique qué pagará y qué no, además de que los obliga a terminar la carrera en cuatro años , lo cual no debería ser un sacrificio puesto que se dedicarán tiempo completo a lo mismo.

Estudiar no los exime de tener obligaciones en la casa, igual tendrán que seguir limpiando su cuarto, lavando su ropa o sacar la basura (aunque en realidad estas actividades son para niños de entre 10 a 14 años); como ya son más adultos que niños deberían de asumir responsabilidades más acordes a su edad. Recomiendo que lea una nueva raza de ingenieros .

Si su hijo quiere tomar más de cuatro años para terminar la carrera, dígale que entones tendrá que pagar de su bolsa ese año adicional, al fin y al cabo seguramente ya tendrá suficientes conocimientos como para empezar a hacer prácticas profesionales pagadas. Si resulta que sólo le ofrecen sueldos de miseria resulta que analizó incorrectamente el retorno de inversión como comenté anteriormente.

Entre más pronto su hijo se inserte en el mercado laboral, más ingresos logrará a través del tiempo.

Una maestría aumenta los ingresos

Algo frecuente en el mercado laboral es encontrar profesionistas recién graduados sin experiencia que no se logran colocar (normalmente de carreras sobre-saturadas o que no tienen habilidades tales como un segundo idioma) y una de las prácticas muy comunes en estos casos es regresar a la escuela para hacer una maestría.

Si con una licenciatura no se logró tener un empleo ¿por qué con una maestría sí? Hacerlo de esta manera sólo aumenta tus probabilidades de estar sobre-calificado – y no hay nada que odien más los reclutadores que tener candidatos sobre-calificados.

La especialización a través de postgrados funciona muy bien para quienes tienen pocas habilidades sociales o van a terminar como académicos, ya que en ambos casos les permitirá evitar la competencia laboral real (porque habrá muy pocos contra quien competir) y sus interacciones sociales están muy reglamentadas (siendo maestros la posición les da la autoridad de manera automática).

Si después de todo lo anterior decidió que tiene que pagar por la escuela privada de sus hijos, por favor considere que sólo puede darse el lujo de lo anterior si:

  • No tiene deudas.
  • Está ahorrando para su retiro al menos el 15% de sus ingresos.

“Hay una sola manera de pagar para retirarse (con ahorros propios), pero más de una forma para que sus hijos paguen por su propia educación” – Dave Ramsey + Rachel Cruze.

Varias de las ideas anteriores están basadas en el libro “Smart Money Smart Kids” de Dave Ramsey y Rache Cruze, el cual recomiendo para cualquier padre de familia que desea enseñar hábitos financieros sanos a sus hijos, porque como bien dicen los autores “hay que criar hijos que sean flechas y no boomerangs”.

Acerca de Isela Muñoz

Ex compradora compulsiva, ahora Terapista Financiera + Asesora Hipotecaria. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario", con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Ingresos, Libro, Presupuesto y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a No tiene porqué pagar la universidad de su hijo

  1. Carlos Robinson dijo:

    Me gusto mucho este tema que tocas, la verdad me hace reflexionar en cuanto a la educación que puedan tomar mis hijos.

  2. Jaime González dijo:

    Es una postura muy interesante, y me hizo recordar los comentarios de David Konzevik con respecto a las expectativas: “Siempre ha habido pobres, pero los pobres de hoy son millonarios en información y expectativas.”

    Esas nuevas expectativas son las que nos hacen buscar una escuela para multiplicar las posibilidades de nuestros hijos.

    Desgraciadamente somos parcialmente ciegos al hecho de que para hacer una gran empresa como Microsoft o Apple, se necesita más que entusiasmo y un garage y que las habilidades para lograrlo no van a salir de una escuela.

    Mi tarea a partir de tu artículo se llama “Reconciliación con la realidad”.

    • Isela Muñoz dijo:

      Muy interesante tus comentarios, y el comentario de Konzevik es muy acertado: antes ni siquiera nos hubiéramos dado permiso de soñar, ahora los soñadores exigen que su realidad sea la que sus padres imaginaron para ellos.
      Decirle a un niño que podrá ser todo aquel que quiera ser, es darle alas sólo para que se estrelle.

  3. Francisco Camacho dijo:

    Aunque duro, estoy totalmente de acuerdo contigo, la educación, a ningún nivel “cuesta” de forma proporcional a su calidad. Se educa en casa, desgraciadamente muchos no sabemos como y, literalmente, pagamos por eso. Es un tema amplio y apasionante que hoy día hasta el autoaprendizaje es una variable a considerar.

  4. Hola Isela,

    En este caso tengo un punto de vista distinto. Yo no puedo decir lo que los demás deberían o no hacer, pero yo como padre sí me siento con la obligación de apoyar a mi hija en lo que ella decida hacer, siempre en equilibrio con mi propia vida y sin que ello implique dejar de ahorrar para mi retiro, entre otras cosas. Es un asunto de prioridades de cada quién.

    Estoy de acuerdo, sin embargo, en que a veces las decisiones de los padres pueden echar a perder a un hijo y que uno debería buscar educar líderes, no necesariamente empleados.

    Saludos,

    • Isela Muñoz dijo:

      El criar líderes es otra de las trampas de la mercadotecnia de las escuelas privadas. Todo mundo quisiera ser líder porque equivale en su mente a triunfador, pero por mera personalidad la mayoría sólo podemos ser seguidores. Primero somos seres humanos, luego hombres o mujeres, luego podemos definirnos por lo que hacemos en la vida – pero parece que tenemos las prioridades invertidas.

  5. Alexis dijo:

    Me parece muy interesante ya que actualmente tengo un niño de 2.5 años, siguiendo los consejos que siempre leo aquí (tengo más de 3 años leyendo tu blog) y los de pequeñocerdocapitalista he tomado control de mis gastos y de mi vida, hace un mes me hice de un seguro de vida, y ahora estoy ahorrando el 20 % de mi salario para crear mi colchón como lo dice Dave Ramsey, (3 meses de sueldo) y luego voy a depositarlo en mi cuenta del afore.
    También trato de ser totalero, si no tengo para comprarlo prefiero ahorrar y comprarlo en efectivo.
    Volviendo con lo de la educación estaba pensando adquirir un seguro educativo, pero igual como dice Dave que conviene más invertir el dinero en un fondo de inversión de unos 16 años y al final se tendrá más dinero que el costo total de la universidad, pero eso no se si aplique en México ya que la inflación es de un 4% anual más o menos.

    Con lo que respecta de tus comentarios creo que es jugar con los sentimientos de los padres ya que ellos quieren lo mejor para sus hijos por eso los envían a universidades privadas. En mi caso ahora que tengo oportunidad para ahorrar para la educación de mi hijo lo voy a hacer, en mi vida laborar trabajo con personas que han estudiado en escuela privada y no es que sean mejores que yo, pero veo que ellos tienen algunas competencias que en su momento yo no adquirí en la escuela publica donde estudié.

    • Isela Muñoz dijo:

      Entiendo lo de las competencias, esas también no las tuve ni en la escuela ni en la casa; pero se adquieren más fácil y sin pagar participando en asociaciones civiles sin fines de lucro.
      Puedes codearte con personas de diferentes estratos sociales, lidiar con medios, aprender a agenciarte de dinero, crear campañas y pulir habilidades en la práctica, no en la teoría.

      • Alexis dijo:

        Isela, eres grande. me encanta tu blog, espero que aunque nosotros tus lectores “No” aporten dinero de manera directa, sigas escribiendo en tu blog. Eres fuente de inspiración. 🙂
        saludos.

Deja un comentario