La educación financiera es un fracaso

Los mexicanos gastamos más en artículos de lujo que en productos de primera necesidad, cada vez ahorramos menos y pedimos más prestado, los índices de morosidad indican que las personas dejan primero de pagar su casa (patrimonio) que el coche (un consumible), sitios como Defensa del Deudor están llenos de casos de personas que tomaron créditos que no tenían manera de pagar y ahora sufren el acoso emocional de los cobradores.

Seguramente tú que me estás leyendo vives al día y si mañana te quedaras sin trabajo estarías a una quincena de la muerte financiera, no lo digo por mala onda sino porque las estadísticas indican esa posibilidad.

¿Y la educación financiera? Si algo me saca de quicio es cuando recibo mensajes de personas exigiendo y hasta cuestionándome personalmente:

  • ¿Qué demonios hace el INFONAVIT, CONDUSEF O PROFECO al respecto?
  • ¿Por qué el gobierno no hizo esto o lo otro?
  • ¿Qué no se suponía que la institución fulanita estaba para proteger al consumidor?

Y mi pregunta es ¿por qué me preguntan a mí? Si cuestiona el desempeño de un programa o institución, pues vaya y exija una respuesta porque cuando lo hace conmigo sé que sólo quiere expresar su frustración, pero no tiene en realidad deseos de solucionar la situación.

Regresando a la educación financiera, es un fracaso y siempre lo seguirá siendo mientras no se cambien las condiciones de la misma.

  1. No puede ser dirigida por las mismas instituciones que no tienen credibilidad ante los usuarios, porque se trata de confiar en quién te está dando la información no en explicarte cómo funcionan sus productos o lo que es peor: sesiones de promoción de sus productos disfrazadas de clases de finanzas personales.
  2. No puede ser dirigida a jóvenes que no tengan conocimiento previo sobre el valor del dinero, puesto que sólo recibirían teoría que nunca han vivido.
  3. No puede ser dirigida por académicos teóricos, porque el aprendizaje que sólo tiene como objetivo acumular conocimiento rara vez lleva a la acción. El padre del sistema de producción Toyota decía que “no se podía recordar con el cuerpo lo que sólo se había aprendido con la mente”, es por eso que leer libros de finanzas personales no logran nada si no se actúa.

 Y como evidencia de lo inútiles que son los programas de educación financiera, un estudio donde se analizaron más de 200 estudios anteriores encontró que tienen un efecto casi nulo en las decisiones de quienes los tomaron. Los efectos se diluyen con el pasar del tiempo, aun cuando las intervenciones financieras hayan sido de muchas horas continuas.

¿Por qué el fracaso? Porque no hacen clic emocional con las personas, porque el conocimiento no se integra como propio y termina volviéndose un bonito diploma más guardado en el cajón. No creo que la educación financiera pueda modificar el comportamiento de un ser humano inmaduro, de una persona que no entienda su propia personalidad y sus sesgos emotivos.

En mi experiencia he encontrado que las personas hacen cambios importantes cuando hay una inversión emocional, cuando está basada en creencias  y tiene una red de soporte amplia; si no existe eso será solo otra “llamarada de petate”.

Recomiendo leer este excelente artículo titulado La educación financiera como estrategia para culpar a las víctimas, y si creo firmemente que no se debe culpar a las víctimas, pero las personas si deben de aceptar la responsabilidad sobre sus actos, conscientes o inconscientes.

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en AFORE, Ahorro, Deuda, Hipoteca, Inversiones, Seguros, Terapia Financiera y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La educación financiera es un fracaso

  1. Creo que desde pequeños se les debe enseñar sobre finanzas personales, lo mejor sería enseñar con el ejemplo, pero también que sepan de donde viene el dinero, que si ahorran pueden cumplir sus metas y que gastar de mas no deja nada bueno. Con el tiempo debe ir cambiando su educación por supuesto.
    Yo me vi en la necesidad de aprender de finanzas personales porque vi un problema y tenía la necesidad de solucionarlo, leí mucho en internet, compre varios libros y no fue hasta que mi parte emocional le cayó el veinte que empece a hacer cambios, ahorrar y no comprar a crédito fueron las cosas más difíciles de cambiar.
    Ahorita que gano poco, que mis deudas son mínimas y que aprendí de finanzas personales me va a permitir que más adelante pueda cumplir mis sueños en vez de aumentar mis deudas.

  2. Miguel dijo:

    Pensamientos encontrados respecto al tema. Concuerdo que hasta que no sufres la experiencia de ser deudor, no buscas ayuda ni te educas financieramente.

    Por otro lado, ¿cómo evitas un problema tan serio? ¿Podemos educar a nuestros hijos para que eviten caer en la misma situación?

    Para terminar, conozco personas que sin leer a ningún autor de finanzas personales, son millonarios, y aplican lo que estos enseñan, ¿cómo le hicieron? Eso me lo reclama mi familia, que sin leer ni educarse, es posible no solo no tener deudas, también ser rico. #Posmemato

  3. Vicente dijo:

    Isela : excelente articulo y me encanta la forma en que trata los temas.
    Es muy lamentable y solo le genera problemas a los jovenes que aun no cuentan con un ingreso producto de su trabajo, el hecho de que tiendas departamentales les esten otorgando tarjetas de credito. Esto en muchos casos lo unico que provoca es que cuando el joven inicia su vida laboral ya cuenta con un historial crediticio malo.

  4. Ana Deceano dijo:

    Hola, ¿qué tal? Me gustan los temas que tratas en las publicaciones. En esta ocasión, tengo una pregunta: ¿a qué te refieres cuando hablas de “una amplia red de soporte”? Gracias por la respuesta. Saludos

Deja un comentario