Minimalismo : lo que cargar una mochila me enseño al respecto.

En mis ultimos dos viajes cambie la maleta por una mochila.

En el primer viaje lo hice por cuestiones meramente económicas, viajaba con un boleto que resultó prácticamente gratis y odiaba la idea de pagar $50 dólares de ida y vuelta para documentar una maleta. Aun cuando estaba pequeña, me costo trabajo moverme de un lado a otro con ella porque no era la óptima pero aun así me saco del apuro en este viaje que fue relativamente corto ( a Nueva York).

En el segundo viaje lleve la mochila por la naturaleza del mismo, la mitad del tiempo iba a estar haciendo una excursión y la iba a necesitar para poder hacer el recorrido.Esta vez cuide mucho que fuera optima para el viaje : cómoda, de tamaño adecuado, que mis cosas cupieran y que aguantara el largo viaje . Aun cuando pude no haberla documentado, decidí hacerlo durante todos los vuelos y pagué por ello $50 dólares porque no tenía deseos de cargarla entre vuelos (aparte que iba a salirme del aeropuerto). Por una semana estuve haciendo análisis para decidir que iba a llevarme, al final quedaron muy pocas cosas porque la mochila solo pesaba 7.5 kilos. Ya estando en Nueva Zelanda y un día antes de empezar la caminata, volví a reducir los contenidos de la mochila para poder  echar la comida (puse el resto en un locker en el hotel, para regresar luego por ellas).

Peso final de la mochila con ropa, comida, artículos personales y la bolsa de dormir = mas o menos 10 kilos. En mi época de mayor sobrepeso llegue a más de 70 kilos, así que creí que 10 kilos me iban a parecer una nada.

Que equivocada estaba!

Cargaba mi mochila en promedio 6 horas diarias, al principio ni se sentía pero después de un rato pesaba un montón. Me arrepentí más de una vez de haber llevado demasiada ropa y de no haber llevado más comida. Cargue artículos que creí que iba a necesitar porque mis paradigmas así me lo decían , cuando en realidad pude haber llevado menos de  y más de otras que si eran imprescindibles  Siempre puedo repetir ropa, pero no puedo andar por la vida sin comer.

Comparo entonces la frugalidad y el minimalismo con las mochilas que cargue en los dos viajes.

La mochila del primera viaje es la frugalidad, puede que no sea la opción más cómoda pero es la que te ahorra dinero. Sigues consumiendo alguna cosa, pero buscas  que sea más barato, entonces la frugalidad te ayuda a salir del evento (por ejemplo las deudas) pero no necesariamente hace tu vida más simple porque tienes que llevar mucho más control , ni tampoco puede que sea una solución a largo plazo precisamente por el tiempo que implica.

La mochila del segundo viaje equivale al minimalismo, porque sabes que cargarla va a ser una decisión con la que vas a vivir a largo plazo , así que para tomarla haces análisis más concienzudo para decidir que es lo esencial que merece ir dentro de la misma , y es esta quizás la característica más importante del minimalismo : decidir cual es lo mínimo necesario con lo que puedes y deseas vivir (que puede resultar contrario a la frugalidad donde decides cual es el mínimo que deseas pagar) . Cargar la mochila por varios días me hizo pensar en la cantidad de cosas innecesarias que vamos llevando por la vida , porque creemos que no podemos sobrevivir sin ellas y aceptamos llevar esa carga que en algunos casos nos impide movernos.

Yo ya pasé por un largo período de frugalidad, la cual me ayudo a poner en orden mis finanzas pero no necesariamente hizo mi vida más fácil ni más sencilla ….

  • No compré ropa por 18 meses, pero aún tenía 2 closets llenos de ropa.
  • Compraba jabones, arroz o pasta de dientes a super descuento en gran cantidad, pero luego tenía que invertirle tiempo en controlar mis inventarios.

Cuando cambias al concepto de minimalismo, piensas en la reducción y simplificación antes que incluso el ahorro (al menos así me pasa). Tengo muchísima menos ropa en mi closet, pero para ahora considero cuestiones de apariencia, calidad y durabilidad junto con el precio antes de decidirme a comprarla. Incluso que ahora me permita gastarme más dinero por prenda, pero al final tengo menos y le saco más provecho.

Ahora mi mochila pesa menos muchísimo menos, y la consecuencia ha sido una reducción de los recursos monetarios necesarios para mantener este nivel de vida para que me alcance para seguirme pagando viajes a lugares exóticos.

Te recomiendo leer:

[related_posts]

Acerca de Isela Muñoz

Ex deudora y compradora compulsiva. Para ayudar a otras personas a salir de deudas escribí "De Deudor a Millonario" con planes útiles para dejar de deber todo y empezar a tener todo.
Esta entrada fue publicada en Minimalismo, Viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 Respuestas a Minimalismo : lo que cargar una mochila me enseño al respecto.

  1. Juan Olvera dijo:

    Que tal Isela

    Algo que me di cuenta, es que cuando uno se da cuenta de este tipo de cosas, acuden al mismo camino, de un tiempo para acá, se habla mucho del minimalismo en sitios webs y blogs y no por moda si no por su eficacia para mejorar la calidad de vida de uno y quitarte tabues de la sociedad consumista.

    Yo mismo he empezado a hablar al respecto, dale una revisada a mi nuevo blog cuando tengas tiempo 🙂 http://2080.mx

  2. Rogelio dijo:

    Yo he visto como mis amigos y gente cerca, en su afan de consumismo, gastan y se endeudan mas alla de sus posiblidades o de lo necesario. Y despues de 1 año, todo vuelve a estar igual. Como dicen: el que nace para maceta, no sale del corredor. Porque siguen cometiendo los mismos errores y vicios de los demas. Consumir por el hecho de sentirse mejor que los demas, es el error mas grave de esta sociedad moderna. Lo puedo entender, cuando eres mas joven, que empiezas a trabajar y pues te quieres comer el mundo a mordidas, pero muchos con los años vemos que lo que «deseabamos» para estar completos era solamente algo novedoso. Cuando estaba el la Prepa, recurdo que queria una navaja suiza, aunque no saliera de campamento o algo similar. Años despues, ya con trabajo y solvencia economica para poderme comprar una navaja cada mes, si lo quisiera, he visto que jamas la necesite y que hoy menos la necesito. Y tienes razon, muchos te tachan de «tacaño» porque no tienes lo que todo mundo «necesita».

  3. Inma dijo:

    Hola Isela,

    Tu razonamiento me ha parecido excelente.

    Tendemos a tachar el minimalismo de ser frugal y tacaño y no lo es en absoluto.

    Poco a poco, me está pareciendo una forma de vida muy buena. De momento no quiero seguirla al 100%, seguramente porque me aferro demasiado a mis recuerdos y reconozco que soy una trastera ordenada, pero el minimalismo me está gustando cada vez más.

    Artículos como el tuyo, o los de Análisis Realista son una gran fuente de inspiración.

    Muchas gracias por tu reflexión.

    Un saludo,

    Inma.

  4. Pingback: Los Favoritos Para Leer y Comentar de Me Suena Familiar « Me suena familiar

  5. RA Walker dijo:

    ¡Hola maestra!
    ¡Claro que se te va a considerar chiflada! Toda nuestra sociedad esta encaminada al consumo, consumo que genera riqueza, riqueza que se va a unos cuantos.

    La pregunta es ¿cuantos van a despertar de su marasmo consumista? La verdad, muy pocos, la gran maquinaria propagandística de los medios masivos de comunicación mantienen a las masas hipnotizadas y deseosas de alcanzar una zanahoria que jamás podrán comer siguiendo quimeras materiales: la felicidad.

    ¡Abrazos desde la bella Ensenada!

  6. Muy buena forma de graficar el punto. Se hace bastante más sencillo cuando estos conceptos se aterrizan en situaciones comunes y cotidianas.

Deja un comentario