La falta de habilidades sociales te cuestan dinero

Resulta que en la chamba me pidieron que colaborara en la organización de un evento, a lo cual acepte gustosamente porque se trata de organizar la comida y bebida para los altos mandos. Mi loca cabecita empezó a idear desde menus ,a presentación del servicio, la definitiva eliminación de productos deshechables y hasta los arreglos florales; la verdad me encanta jugar a ser anfitriona !

El año antepasado tomé un curso corto de habilidades propiamente sociales : como poner un servicio de mesa, como organizar una reunión, como usar los cubiertos en la mesa, el maridaje de vinos y otras tantas linduras. En ese curso descubrí cuanto hemos hecho a una lado el aprender a ser “mas gente” por intentar ser “mas profesionista” o “ingeniero” (o cualquier profesión que se te ocurra). Pagamos miles de pesos por ir a la escuela para obtener títulos y certificaciones, pero dejamos a un lado la parte social que va de la mano con la buena convivencia. Y los que estudiamos carreras técnicas somos todavía peores, porque creemos que por ser unos genios en lo que hacemos, se nos puede perdonar ir por la vida fondongueando o teniendo malos modales.

Mi mejor amiga me dijo hace unos días que me “había mejorado mucho” desde que nos habíamos conocido, la verdad le creo porque de ir por la vida siendo digna representante del fodongo chic , ahora soy mucho más consciente de lo que hago, como me veo y de la forma en que me expreso. En el pasado sufrí mucho cuando tenía que ir a eventos sociales en los cuales no tenía ni idea de como comportarme, imagino la cantidad de oportunidades de conocer personas interesantes que debo haber perdido, los buenos vinos que no probé por miedo y las malas impresiones que debo haber dejado por boba.

¿Cómo te preparas para sobrevivir en el mundo social?

  • Leer hasta la caja del cereal, porque en todos lados puede haber información interesante que nos nutre intelectualmente. De vez en cuando habría que comprar alguna publicación algo lejana de lo que normalmente leemos para re-calibrarnos .
  • Aprender algo de protocolo y etiqueta, no hablo de que sepas manejarte frente a la monarquía pero al menos lo básico si porque uno nunca sabe con quien puede terminar comiendo o bebiendo una copa. Hay libros baratos que explican lo básico, aunque la práctica es lo que hace al maestro.
  • Poner atención al medio y actuar en consecuencia, más de una vez me vestí como se me hinchó la gana en lugar de pensar en el evento ¡ohhh que metidas de pata! O no investigue sobre el evento y no seguí las reglas no escritas del mismo (¿quién no ha aplaudido en el momento no indicado durante un concierto o en una obra de teatro?) , para luego formar parte de las anecdotario de alguien más.

Todos somos una marca, y nos estamos vendiendo constantemente. Lo que hacemos (y dejamos de hacer) afecta el valor de ese producto. Ser sociales no equivale a ser el arroz de todos los moles, si no a tomar ventaja de todos los eventos en los que decidamos participar.

¿Cómo te vendes socialmente?

Te recomiendo leer You won´t get anywhere with poor social skills.

Si quieres mejorar tus habilidades, te recomiendo que descargues BUENOS MODALES, BUENOS NEGOCIOS (Spanish Edition).

Te recomiendo leer:

[related_posts]

Esta entrada fue publicada en Ingresos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a La falta de habilidades sociales te cuestan dinero

  1. RA Walker dijo:

    ¡Hola admiradísima Isela!

    Es verdad, por el mero hecho de ser profesionista, no se adquieren las habilidades para funcionar de la mejor manera posible en el ambiente laboral, o como señalas, en el despempeñarse con decoro en los eventos sociales.

    Es triste ver a tanto profesionista comportarse como patanes y abusar de su posición al tratar a otros. Como si se les debiera pleistecia por haber terminado una carrera, cuando la ralidad es que todo profesionista tienen un deber de servicio hacia los demás, ya que ellos son a los que se les ha confiado el ser portadores de las herramientas intelectuales para facilitar las tareas y dar los servicios que necesitamos en tiempo y forma.

    Lo que más me mortifica es escuchar a tantos y tantos profesionistas. Pareciera que hubieran llevado un curso de léxico arrabalero. Y ellos son los que llevan la delantera en educar al personal a su cargo. Dios nos ampare.

    ¡Abrazos!

  2. Hluot Firthunands dijo:

    Pues con todo lo ingeniero que soy, nunca he tenido problemas sociales.

    Es cierto que puedo mostrar malos modales, pero nunca me ha costado la chamba o un aumento de sueldo porque he sabido donde y con quien.

    En mi caso se trata de educación basica, mi madre me acostumbro a comer buena comida y no dudaba en llamar porqueria a las sabritas, así aprendí a saber que platillos son delicatesen y cuales son de bloff. Con los vinos y el comportamiento fue igual.

Deja un comentario