El tamaño si importa – al menos financieramente

Hace unos días estaba  viendo ropa en Liverpool del centro histórico del DF (pura felicidad!), tomé varias prendas para probármelas y al final no me lleve nada porque aunque me quedaban, no me ajustaban bien . Mientras estaba en el probador pude escuchar a una señora de Tabasco sufriendo , la dependienta le llevo no se cuantos vestidos y tuvo que asistirla cada vez para poder intentarle subirle el cierre (y algunos intentos fueron fallidos)….la dependienta seguía buscando algo que le pudiera quedar, las tallas empezaron a subir de numero de 36 a 38 y a 40 ….salí del vestidor y me la tope medio vestida porque el cierre nomás no se dejo.

La dependienta casi le gritaba desde el pasillo ¿le traigo una talla más grandeeee? ¿Le traigo una en 40 ?

Yo y mi mísera talla 30 nos largamos a otro lado de la tienda…y digo que nos largamos porque me sentí de la patada, recordando como en el pasado yo sufría nada más de pensar que las dependientas sacaban su lado masoquista y gritaban a todo pulmón la talla …y entre más grande le ponían más enjundia. En mi trauma recordaba que me les escurría , tomaba la ropa y si necesitaba una talla más grande yo misma salía a buscarla ; aunque significara vestirme otra vez y perder un montón de tiempo…..

Para agregarle limón a la herida, si se me ocurría salir del vestidor para checar el modelito y me topaba a una dependienta típicamente me decía «se le ve muy bien» , aunque en la realidad pareciera yo tamal mal amarrado.
Los ingresos de estas chicas dependen de lo que vendan, independientemente si se te ve bien o mal …así que yo y mi muy aporreado ego reaccionábamos a semejantes halagos llevándonos el mentado trapito, aunque el espejo nos dijera «no te lo lleves»!

Regresando a la tienda, en otro vestidor me tope a la misma señora, ahora llevaba puesto uno de esos trajes de dos piezas de tela que tiene la gracia de estirarse hasta el infinito y más allá, el diseñador del mismo se ensañó no solo haciéndolo grande además lo hizo feo …. La dependienta le seguía diciendo «le queda muy bien» ….lo cual solo significa que uno «cabe dentro» no que uno se ve particularmente bien dentro, pero cuando eres «talla grande» nomás tienes las opciones de los típicos trapos negros o de unos realmente coloridos y llenos de formas raras ; así que no hay manera de esconderse o ya de perdida dismular la panza.

Comprar ropa puede ser un doble insulto, primero porque te pueden hacer creer que lo que compras se ve te maravilloso ( y es mentira) , segundo porque te venden algo que quizás haya costado bien barato producir, de telas super malas y solo porque es de cierta marca te la cobran muchas veces lo que costo. Somos como aquellas mujeres que guardan hasta el envoltorio del chicle que les regalo el chico que les gusta : cualquier mínimo detalle de cariño (aunque sea falso y comprado) , nos hace reaccionar de una forma que no nos hace bien (comprándonos lo que se nos ve tan bieeeennnnn!)

Estar muy pasada de peso me ponía en situación alto de riesgo emocional y financiero…..

¿Alguna vez compraste algo particularmente feo solo porque cabías en él?

Esta entrada fue publicada en Sobrepeso y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a El tamaño si importa – al menos financieramente

  1. RA Walker dijo:

    ¡Hola compañera norteña!

    De ropa no he tenido que pasar por esos traumas, pero en cuanto a tu pregunta de comprar lo feo porque te queda, en ocaciones no me ha quedado de otra a la hora de comprar calzado.
    Como en zapato uso del payaso y medio (10 1/2 mexicano, 13 americano) y tengo el empeine grande (ocupo EE) ya te imaginaras como sufro para poder encontrar calzado que me quede.
    Aún tengo en memoria muchos de los gestos y expresiones de las dependientas al pedirles la medida de zapato:
    -Ojotes grandotes de incredulidad
    -Pena por no tener la medida
    -Explicaciones de que solo llegan zapatos hasta el 9
    -Risitas y cuchicheos
    -Etc.
    Así que en más de una ocación he tenido que comprar lo que no me gusta, pero que me queda. En cada viajo a los yunaites busco las 3 B: buenos bonito y barato, y la verdad, no hay mucho.

    ¡Saludos de alguien que puede dormir de pie!

  2. Mirabai dijo:

    jajajjaja!!! No te creas que esto es exclusivo de mucho peso!

    Yo siempre fui flaca como palo d escoba y en mi caso es que no se te cuelgue la ropa o
    que no parezcas niña disfrazada, y pues no es que tenga cuerpo de modelo flaca bien torneado sino más bien de tabla de surf, entonces, pues mil traumas, con que medio me quedara la ropa, me he llegado a comprar muchas cosas, nomás pa salir de paso y luego las acabo mandando al sastre y arrumbando en el closet.

    Creo que entre que los diseñadores de moda piensan que todas somos barbies, o que estamos llenas de complejos, esto es puro sufrimiento!

    Saludos!

  3. Hluot Firthunands dijo:

    En mi caso es el largo.

    Hasta hace poco, la aventura de encontrar un pantalón 30 de cintura y 34 de pierna era digno de guión de película. Y doy gracias a que engordé, en la adolescencia era 28 de cintura. A la fecha no he encontrado una tienda que venda pantalones 28-34. Imagina como lucia con los uniformes de la secundaria y preparatoria, mi familia nunca quiso mandar a hacer la ropa con un sastre.

    Mi extensa colección de camisas de manga corta no es cuestión de gustos, encontrar una camisa de manga larga con cuerpo delgado era peor que con los pantalones.

    Y eso por hablar de la ropa de uso frecuente. Las chamarras (que me encantan) eran ooootro pleito.

  4. SandyGallia dijo:

    No manches, igualito, mi pleito siempre ha sido la estatura, mido 1.78 así que encontrar pantalones que no me queden de brincacharcos es todo un logro, ya que estén bonitos casi nunca me fijo y antes eran un pleito los zapatos, casi no había del 36… snif… U_U

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.