Recuperando el tiempo perdido – y de paso algo de dinero

Hace ya unos meses que vivo sin deudas y tengo que aceptar que no ha sido fácil, porque ahora toca la parte  difícil de recuperar el tiempo perdido. Hace unos días Sofía de Pequeño Cerdo Capitalista me estuvo haciendo preguntas sobre mi tenebroso pasado financiero (uno de los capítulos de su libro trata de personas que lograron recuperarse financieramente después de los 40 años) , y le respondía sobre la enorme verguenza de un día para darte cuenta que no has logrado nada y debes todo , al menos así me paso a mí.

A los 36 años vivía en una casa hipotecada de la cual me quedaban 14 años de pagos todavía, pagaba a mis tarjetas de crédito con el equivalente de 15 días de mi sueldo y me sentía terriblemente infeliz., decidí entonces ponerme las pilas y las metas de :

  • Pagar la hipoteca
  • Saldar todas mis deudas
  • Lograr un reto físico
  • Terminar la maestría
  • Poner en orden mis finanzas
  • Lucir fabulosa

Todo antes de cumplir 40 años (este año llego a los 39 )

Algunas de esas metas ya las cumplí (pagar la hipoteca y saldar mis deudas). En diciembre del 2010 espero terminar la maestría y lograr el reto físico , poner en orden mis finanzas y lucir fabulosa son procesos continuos que parece no tener fin porque siempre habrá algo nuevo por hacer o intentar.

En algunos casos tuve que tomar acciones drásticas para lograr las metas,  quizás la más dolorosa ha sido la de patear el ego y aceptar que por mucho tiempo estuve haciendo las cosas de forma incorrecta, ahora me iba a costar muchísimo más trabajo llegar a donde debería estar. El tiempo no se puede recuperar, lo cierto es que si podemos tomar decisiones y acciones mucho más eficientes para hacer que la brecha sea más corta, pero el esfuerzo sin duda siempre va a ser mayor.

  • Si no ahorraste en 10 años y te quedan otros 10 , no queda más que ahorrar el doble o más.
  • Si no hiciste ejercicio en toda tu vida, ahora te va a costar el doble o triple de esfuerzo .

Sufro, no como Marga López pero sufro,  Dios sabe que hay días en que quisiera mandar al demonio la maestría para pasarme las tardas rascándome la panza; o que me hubiera encantado lanzarme a las compras compulsivas más de una vez, pero cuando me imagino como una Lady Bag (señora mayor indigente que carga enorme bolsa donde guarda todo lo que le regalan o se encuentra) , imagino que de repente me despierto con edad para jubilarme y que no tengo dinero , imagino que termino como esas señoras cabecitas de algodón que empacan víveres en los supermercados y me da el mesofoco – yo y mis neurosis (inhala…exhala…inhala…exhala…inhala…exhala……) imagino que entonces me voy a dar de topes contra la pared por no haber hecho algo ahorita, lo que fuera pero algo.

El punto es que hay que hacer un alto en el camino , voltear hacia atrás y decir «no puedo regresar el tiempo» ver hacia el futuro y decir «me queda todo este tiempo para aprovecharlo» y darle con todo desde ahora, aun cuando la meta parezca imposible o muy lejana. La gente al morir normalmente no se arrepiente de lo que hizo – a menos que haya sido algo muy pero que muy malo- nos arrepentimos de lo que no hicimos , y yo no quiero terminar así.

[related_posts]

Esta entrada fue publicada en La Neta, Terapia Financiera y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 Respuestas a Recuperando el tiempo perdido – y de paso algo de dinero

  1. Claudia dijo:

    Que tanto te ha servido escribir lo que sientes para cumplir tus metas?.

    Saludos

  2. ¡Muy buenos días!

    Lo de no planear para el futuro es mal de muchos, ya que se resignan a pensar que no hay nada que se pueda hacer. El cruzarse de brazos no va a hacer que las soluciones caigan del cielo.
    En todo lo que nos has compartido se nota que no eres una que desee dejar que las circunstancias dominen tu vida, has utilizado tu voluntad para generar el cambio que has coonsiderado necesario para lograr tus metas a largo plazo y eso pone un ejemplo de los resultados que se obtienen al actuar en conforamidad a un plan y al ser disciplinado.
    Adelante y que tu ejemplo ayude a otros a reconocer que los cambios los hace uno.

    ¡Abrazos!

  3. Raul dijo:

    Que buena reflexión acerca del tiempo perdido y del tiempo que falta, y como bien dices duele en el alma darte cuenta lo que has dejado ir…. ahora solo queda buscar la motivación, esa que es necesaria para lograr las cosas…. donde encontrarla he ahi la duda???

    Saludos desde la H. Puebla de Z.

  4. ANA dijo:

    Isela

    Creo que seria genial que escribieras un libro con todas estas experiencias que nos compartes

    Podria ser una meta más para ti

    Un abrazo desde Queretaro

  5. Isela,

    Primero que nada quiero decirte que esta entrada me cautivó de principio a fin, me dejó frío como dicen por ahí y es que en verdad se queda uno con la sensación de: «Caray no lo había visto así»

    Es indudable que las cosas nos dejan enseñanzas, en este momento estoy luchando contra mi propia naturaleza pues quiero bajar de peso, necesito mantener mi ahorro intacto porque quiero recuperarme tras mis primeros seis meses de matrimonio que han sido difíciles y así muchas cosas más.

    Tengo una meta personal pues siento que al llegar a los 30 años mi vida tendrá un cambio radical, al menos así me siento y voy poniendo las piedras necesarias para eso.

    Te agradezco mucho la experiencia y ¿podrías decirme en qué entrada está el cómo hiciste para pagar tu hipoteca así?¡estoy asombrado!

    Un gran saludo

    Omar Carreño

  6. eloisa dijo:

    Hola Isela,
    Que tan cierto es todo lo que comentas, tengo amigas que trato de decirles que no gasten en tonteras (dvd’s, ropa que terminan regalando nueva, en fin, la lista es grande) que piensen qué va a pasar con ellas cuando tengan 50, 60, 70 años… porque los maridos o papás no son eternos.
    En mi caso me preocupo y creeme que ya me estoy ocupando, porque soy madre soltera de dos niños (varones), fui hija única o sea que realmente no tengo quien me vaya a echar la mano si no son mis hijos y no es mi plan ser una carga para ellos.
    Saludos,

  7. Inma dijo:

    Hola Isela,

    Me ha gustado mucho tu artículo, me he visto reflejada, hace una semana cumplí 37 años, también tengo una hipoteca aunque a mi me quedan 25 años, 11 más de los que te faltaban a ti cuando decidiste ponerte las pilas. Me ha sorprendido saber que en sólo tres años te has deshecho de la tuya. ¿Cómo?

    Yo también he decidido este año cambiar muchas cosas y persigo la libertad financiera desde que descubrí lo que era gracias al libro Padre Rico Padre Pobre. He eliminado algunos malos hábitos y he incorporado otros buenos.
    No quiero tener que arrepentirme de cosas que quería hacer y no hice.

    Un saludo.

  8. Nade dijo:

    Hola Isela!

    Hoy fue uno de sos post que realmente nos han hecho reflexionar, sólo hay que ver la cantidad de comentarios!
    Creo que el gran problema es que siempre hacemos castillos en el aire para «cuando sea grande»: cuando sea grande: voy a tener casa propia, voy a tener un super trabajo con un gran sueldo, voy a tener una maestría. Y al hacer estos «planes» se nos olvida que el tiempo pasa y cuando te das cuenta ya han pasado años y sisgues pensando que cuando seas grande se van a dar las cosas.
    Gracias por compartir con nostros tus experiencias, soy una firme creyente de que sí se puede aprender en cabeza ajena, sólo hay que escuchar las experiencias de otras personas

    Saludos!

  9. Pingback: Mi casa. Mi deuda más grade. Mi plan para reducir la deuda. | Gana Dinero y Tiempo

  10. veronica dijo:

    MAS QUE EXCELENTE GRACIAS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.