Tu casa, reflejo del desorden en tu vida

 

de tu peso y tus finanzas.

Hace dos años mi casa lucía más pequeña de lo que es ahora, y era por la cantidad de cosas que fui acumulando a través de los años, obviamente cada cosita o cosota fué comprada y probablemente pagada con la tarjeta de crédito. Cuando empecé a poner en orden mis finanzas, hice un ejercicio recomendado en el libro Your Money Your Life que consistía en hacer un inventario de todas tus posesiones y darles un precio; al final obtendrías una cantidad en pesos con el valor total de tus pertenencias.

Pues, no pude terminarlo. Mis closets estaban tan llenos de cosas que era díficil decir cuantos pares de zapatos había allí, encontré bolsas de mano sin estrenar y todavía dentro de su empaque original. Había zapatos y joyería en mi camioneta dentro de mochilas había usado para el gimnasio. Había joyería hasta en los cajones del escritorio de mi oficina.

Usaba bolsas del supermercado para subir y bajar cds a mi camioneta, y compré el mismo cd más de una vez. En muchas ocasiones me topé con al sorpresa que se me había acabado la leche o el detergente para lavar la ropa, en mi refrigerador había más de un experimento biológico llevándose a cabo (por aquello de que la comida se echaba a perder y crecían hongos).

Mi casa parecía limpia pero en realidad era un desastre.

En dos años me he deshecho de muchísimas cosas: ropa, zapatos, una bicicleta, un trikke, patines, libros, cds, bolsas y este fin de semana de una computadora que le pase a mi hermana. Durante este mismo tiempo evite hacerme de nuevas cosas tratando de usar la regla de que si una cosa entra a la casa, una cosa tiene que salir. Mi casa ahora esta en orden y me siento mucho mejor.

Hace unos días ví el video de una casa que era un caos , tres de los cuatros miembros de la familia eran obesos (incluyendo a una niña de 12 años que pesa lo mismo que yo). Un especialista en organizar desorden y caos recorrió cada una de las habitaciones explicando como el desorden de la casa le causaba a la familia la obesidad :

Tu casa refleja como es el resto de tu vida.

  • Si no le puedes poner orden a tu casa, no vas a poder ponerle orden a tus finanzas.

  • Si no tienes un horario organizado, no vas a poder hacer los pagos a tiempo.
  • Si no tienes horario de comidas, no vas a poder mantener tu peso en control.
  • Si no sabes lo que tienes en tu clóset, probablemente lo vuelvas a comprar.

Y si no sabes todo lo anterior, probablemente por eso no sabes en que se te va todo el dinero.Para estar bien, no necesitamos tener mucho nada más lo necesario por eso mi casa esta a dieta.

Esta entrada fue publicada en Terapia Financiera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Tu casa, reflejo del desorden en tu vida

  1. Pequeña capitalista dijo:

    A veces me pregunto cuánto ganaría si vendiera todas las cosas que realmente no necesito. Ya hice una macro limpieza de closet xq tenía cosas que compre ¡¡¡En secundaria!!! y pues muchas más bien serán donadas, pero de verdad tenemos mucho más de lo que necesitamos y luego hasta “administrarlas” cuesta.

    Muy interesante el tip del libro, parece que India es el nuevo EU en Finanzas Personales. En general yo había encontrado similitudes con Suze Orman pero supongo que en gurús de dinero no hay mucho nuevo bajo el sol, pero todos te pueden aportar algo diferente

  2. Hola Ise.
    Oye pues si que tenias muchas cosas acumuladas. Fíjate que a mi hace poco me paso algo parecido, pero fue a raíz de que apareció una detestable rata en el patio trasero de la casa, y el fumigador me recomendó deshacerme de lo que no necesitara pues era eso lo que alentaba mas al animalito a construir su nido. Es increíble como mencionas, la cantidad de cosas que uno acumula y que es mas lo que estorban que lo que ayudan. Al menos ya hice una buena limpieza pero ahora me falta empezar la de cada recamara y así regalar, tirar o vender lo que no haga falta. Saludos! =)

  3. Brenda Infante dijo:

    ¡Híjole!! cuando tratas estos temas TAN REALES Y PRACTICOS, quiero leer más.

  4. Hluot Firthunands dijo:

    Hola:

    A raíz de todos los viajes del trabajo, me he hecho el habito de vivir con pocas cosas.

    Antes coleccionaba hasta rocas (por mis clases de geología), tenia más de 200 CDs de musica regados por todos lados, mis CDs de backups eran mas de 500 (contados, sin exagerar).

    Ahora estoy en la etapa minimalista y desprendida, todas mis cosas pueden entrar en una casa de interes social y me sobra la sala y el comedor.

    Lo único que no se como solucionar son mis libros, me gustaria desacerme de ellos pero no puedo comprar todos de nuevo en pdf y digitalizarlos yo es una bronca.

  5. Carolina dijo:

    … te acuerdas que en el trailer de “Amor sin escalas” comienza el guapérrimo George Clooney diciendo: “¿Cuánto pesa tu vida?”… Híjole… la neta, me impactó. Lamentablemente, tuve que tomar la difícil decisión de internar a mi papá en un centro geriátrico, como la mensualidad es cara, pues decidimos rentar su casa. Madre del creador!!! Debieran haber visto eso, triques y triques y más triques, ropa apolillada, libros, libros, revistas, disco, cobijas, etc, etc etc. Está de más decir que debido al triquero, la casa estaba lejos de ser un lugar higiénico y aparte, reparar todos los daños y darle mantenimiento, fue una lana, pero bueno, eso es lo de menos. Lo que me hizo ver esa situación fue que la vida de mi papá pesaba mucho, y ahora, la que tenía que cargar todo ese peso era yo!!! Entonces, cargar lo suyo, y cargar lo mío, pues está del nabo, y caí en la cuenta de que no quiero, que si me muero hoy al ratito, mañana, o en 50 años, la gente con la que vivo, la que amo, cargue con todas las cosas que yo he decidido llevar cargando, sean objetos, deudas, o asuntos sin terminar. Así que sigo intentando (porque a qué difícil es cambiar de hábitos, incluso a mis breves casi 32) limpiar mi vida, y vivir con lo que realmente es necesario. Porque a parte de todo… creo que así logra uno ser libre.

  6. so dijo:

    Excelente post!. Yo nunca he sido buena “coleccionista” y tantos cambios de casa en mi vida me han obligado a deshacerme de muchas chivas.
    Me gustó mucho.
    Saludos

  7. ¡Muy buenos dias!

    Todo es un reflejo de nosotros, desde la ropa, el calzado, el auto y así por el estilo.
    Mi madre tenía la costumbre de guardar TODO: retazos para una prenda que nunca se concreto, ropa que ya no usaba, ropa mia de uuuuuu, fierros y cachivaches extraños, en fin, un verdadero paraiso para cuanta plaga uno se pueda imaginar.
    Cuando ella murio, viviamos en una cuartería y era una única habitación, de la cual, la mitad era ocupada por todos los tambaches, ¡y estos llegaban hasta el techo! Mi hermana optó por dejar todo ahí, no nos llevamos nada.
    He aprendido a ser desprendido, lo único que se me dificulta aún, al igual que a HF, son mis libros y comics, simplemente no hayo el corazón para despedirme. Lo que si, ya no compro ni uno mas, son mas prácticas las bibliotecas virtuales.
    La lección para mi ha sido: aprender del pasado sin vivir ni aferrarme a el.

    ¡Saludos desde la alborotada Ensenada!

  8. Ana dijo:

    ¡Excelente post! Yo me he cambiado varias veces de casa y después de la primera mudanza entendí por qué no debemos acumular tantas cosas innecesarias. Yo no me considero muy apegada ni a cosas ni personas ni ciudades, pero debo aceptar que lo único que me cuesta trabajo son mis libros. Acabo de descubrir un buen blog sobre todo este rollo de no acumular tantas chivas: http://unclutterer.com Saludos!

Los comentarios están cerrados.