Si no puedes dar, ahorrar y pagar….

 

Entonces ¡¡¡no puedes comprar!!

En resumidas cuentas esta es la manera en que se debe de analizar si puedo comprar el vestido, la bolsa o esos aretitos tan bonitos. Ya había explicado antes la regla del 60-40 para los presupuestos, donde el 60% corresponde a los gastos de vida y el 40% debería de ser para los diferentes tipos de ahorro (corto, mediano y largo plazo). Otra manera de dividir tu presupuesto es usando las categorías de :

  1. Pagar, todos los gastos relacionados a vivir : comida, servicios, ropa, alimentos, medicinas, escuela, auto, casa o departamento, etc. Si pagas hipoteca o renta, esta categoría no debería de exceder del 30% del total de tu presupuesto. Si ganas $1000 pesos al mes, no deberías pagar más de $300 como ejemplo. Lo ideal sería que todos estos gastos fueran pagados al fin de mes, es decir que no quede un saldo por pagar para el siguiente período.
  2. Ahorrar, lo ideal sería que fuera ese 40% pero a veces es muy difícil porque sentimos que no nos sobra nada para ahorrar; ¿qué hacer? antes de cualquier cosa separa la cantidad que quieres ahorrar y ajústate al dinero restante. Puedes empezar con tan poco como 1% e ir aumentándolo según tus posibilidades.
  3. Dar, aquí si el porcentaje es a consideración de cada persona. Los que profesan la religión cristiana y católica por fe tienen que aportar el 10% de sus ingresos, lo cual no me parece una cantidad muy descabellada. Dar a la iglesia a la que asistas, a una institución de beneficencia, a una familia necesitada, a un hospital no sólo trae beneficios para el alma, también atrae buen karma o bendiciones (según como lo quieras ver o creas), y en algunos casos tus donativos pueden ser deducibles de impuestos.

Si tienes cubiertas estas tres categorías, entonces si puedes darte el lujo de comprar aquella cosa que tanto te gusta; pero si descubres que no vas a poder pagar un servicio o tu tarjeta de crédito a final de mes; entonces ni se te ocurra, da un  paso atrás y apégate a tu presupuesto.

Y de ahora en adelante repite esto todos los días.

pagar-ahorrar-comprar

Y como dice el blog de dar suma, hay que dejar de mirarnos menos al ombligo para mirarnos más a los ojos.

[related_posts]

Esta entrada fue publicada en Terapia Financiera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 Respuestas a Si no puedes dar, ahorrar y pagar….

  1. Carlos C dijo:

    Es muy bueno tu concepto de Dar, el 10% es muy bueno, creo que si todos lo hiciéramos cambiaría un poco este atribulado mundo.
    Sin embargo, la Iglesia Católica no te exige ese 10%, sino un dia de tu sueldo al año.
    Por ejemplo, alguien que gane 5000 quincenales, entre 10 dias hábiles tenemos que gana 500 pesos. Ese es el diezmo anual, aunque muchos lo desconocen a pesar de que lo escuchen en misa.

    De cualquier modo, 500 pesos no es nada comparado con los 120 mil pesos al año de este ejemplo, creo que no es un esfuerzo significativo si quieres sentirte bien contigo mismo y con tu conciencia, hay que dar más, no solo en la Iglesia, hay muchos otros lugares donde se necesita. Los ejemplos sobran.

    Buen post!
    Saludos!!

  2. Makahui dijo:

    Carlos C,

    Lo interesante del asunto del dar es que en casi todas las religiones existen referencias al respecto

    El zakat en el Corán, que es parecido al diezmo de la religión cristiana-católica. En la biblia la primera referencia del diezmo es la ofrenda que hizo Abraham (Genesis 14:20). Ya cada una de las ramas del cristianismo hizo su propia versión al respecto. Y como bien dices, no necesariamente se da a la iglesia; la mejor explicación que escuchado al respecto es la de dar al sitio que te este nutriendo (emocional o espiritualmente).
    Y pues que me disculpen algunos padrecitos, pero la verdad sus sermones no me inspiran, triste pero es la realidad.

    Saludos!

  3. AndreaLP dijo:

    Se me ocurrió un make-over a mi casa y mucho de mi ahorro anual se irá en eso pero aún así, no dejaré de apartar una cantidad para dar. Dar, dar, dar. A quién lo necesite.

    Y es muy cierto eso de dejarnos de ver el ombligo para empezar viendo a los ojos de los demás. Así deberíamos de ser.

    Buen inicio de semana laboral, Isela!!

  4. Simone dijo:

    Es la mejor fórmula que he leído para rápidamente sacar las conclusiones de si comprar o no.

    Sencillo y claro. Excelente!

  5. Julio dijo:

    Buen día a todos,

    Muy instructivo y motivador este post. Veo que causó impacto el tema de la donación. Hay una forma de hacer una contribución y que trascienda nuestras vidas. con la misma estrategia que formamos nuestro fondo de retiro, podemos crear la forma de seguir donando después de morir. Se puede abrir un Fideicomiso cuyo capital será un seguro de vida. Se pagan las primas en vida y al morir la aseguradora entregará al Fideicomiso una cantidad total o parcial (según decidamos previamente) para que opere el Fideicomiso. La misión del Fideicomiso puede ser tan versátil como queramos (becas de estudios, apoyos a madres solteras, cuotas para orfanatos o asilos, etc,). Es una buena forma de dejar huella y seguir donando después de morir. Ahí tienen el Fideicomiso de Alfred Nobel que cada año aumenta los premios a los ganadores.
    Y si creen que los Premios Nobel son demasiado, consideren que un apoyo mensual de $500 podría ser la diferencia entre un profesionista y un «Nini».

    Saludos!
    Julio
    P.S. Si crean el Fideicomiso, no se olviden de mencionarlo en su testamento.

  6. Pingback: Acepta tu realidad financiera : no te alcanza para más .

Deja un comentario