Las mujeres no tenemos discapacidad matemática

El sábado me puse a hacer mis cuentas de fin de mes (que rápido se paso el mes), y mientras trabajaba sobre la mesa se acerco la prima de mi papá junto con su hija . La señora me pregunto qué estaba haciendo cuando vió que saqué todo el montón de tickets de compra , le dije que quería saber cuánto me había gastado y que era un ejercicio que hacía todos los meses. Aprovecho el momento y puso a su hija a practicar sus conocimientos de matemáticas (la niña esta en sexto año de primaria), le puso un montón de operaciones en el cuaderno  y la niña estuvo sufriéndola un buen rato. La prima se desespero y empezó a subirle al tono de voz, la niña entre risas le respondió «Es que soy muy tonta» y a mí se me fué el corazón al suelo.

– No eres tonta, te hace falta practicar eso es todo ..

– Si soy tonta, no me salen las multiplicaciones ni las sumas …

¿Cómo le explico para que entienda? Cómo soy muy práctica le dí un montón de tickets y le pedí que me sumara los totales para saber cuánto me había gastado en el super. Se tardo pero saco la cuenta correcta ¿fué mucho o poco? No me pudo responder porque no entiende todavía cuánto cuesta el dinero. Luego sacamos los datos de unas casas en renta y le pedí que me calculara cuánto tendría que pagar por uno o dos años (multiplicaciones) , estuvo batallando y hubo que darle algo de ayuda pero saco las cuentas. En su cara se le veía la emoción de cuando comprendes algo .  Al final concluimos que necesitaba estudiar más las tablas de multiplicar , y eso se puso a hacer.

A la prima le dije que le diera una tarea por semana , por ejemplo sacar las cuentas del super ,  sumar todos los recibos o calcular los cambios que debía recibir cuando fuera a comprar , en resumen  algo que fuera práctico  porque mientras los números sean abstractos y no tengan utilidad no los iba a entender. Y sobre todo que no permitiera que pensara que era tonta, que todos podemos hacer o tomar decisiones tontas pero eso no nos vuelve tontos.

Las mujeres podemos ser excelentes matemáticas, si no ¿cómo le hacen todas esas mamás solteras que con un sueldo sacan a sus hijos adelantes? ¿o las amas de casas que estiran su presupuesto al máximo cada semana? ¿o las que con un paquete de sopa, un kilo de tortillas y frijoles  le dan de comer a toda una prole ? Tal vez no podamos calcular raíces cuadradas (yo no puedo a lápiz y papel, necesito una calculadora) pero si sabemos como aplicar las matemáticas cuando se trata de sacar el mayor provecho para nuestras familias.

Las mujeres no tenemos discapacidad matemática por cuestiones genéticas, nos lo han hecho creer.  Si tienes niñas en tu casa, aliéntalas y no las limites.

Te recomiendo leer

[related_posts]

Esta entrada fue publicada en Terapia Financiera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 Respuestas a Las mujeres no tenemos discapacidad matemática

  1. Karla Bayly dijo:

    Isela,

    Tocas un punto medular, no solo de las finanzas sino de todos los ámbitos en lo que nos movemos. Eso que hizo la mamá se llama «sembrar creencias» Lo que nos dicen, lo que escuchamos y lo que vemos se convierte en el marco de referencia dentro del cual nos vamos a mover.
    Si crecemos escuchando que somos tontas (o tontos) nos la creemos y terminamos portándonos exactamente de esa manera, si al contrario, nuestro marco de referencia es creer que somos capaces y que podemos resolver los problemas que se nos presentan (con la ayuda y el estudio necesario) entonces nuestro comportamientos serán en esa dirección.

    ¿Quieres hijos tontos? Repíteles constantemente que son tontos. ¿Quieres hijos capaces? Ayúdalos a descubrir sus competencias y superar sus incompetencias.

    Hiciste un excelente trabajo con la niña ¡felicidades! Ojalá la hayas puesto en el camino de una mujer que saber llevar perfectamente el control de su dinero.

    ¡Felicidades (de nuevo)!

  2. Karina dijo:

    Karina

    Pues la que siempre ha hecho las cuentas en mi casa es mi mamá. Clásico de mi papá le daba lo de su quincena y ella lo administraba, que mis respetos mi madre pero yo no se como le hace para que le alcance.
    Y este post viene muy a doc por el libro que estoy leyendo el de «mujer millonaria», que aun no lo termino ya cuando lo termine dejare mis comentarios.

    Saludillos

  3. Hluot Firthunands dijo:

    Cuando estaba en la primaria, mi madre y la madre de una compañera eran amigas y era clasico que pasaramos las tardes juntos en casa de alguna de las dos familias.

    Tambien era clasico que hicieramos las tareas juntos. Cuando tocaban tareas de matematicas, frecuentemente la señora regañaba a mi amiga porque no hacia los ejercicios «tan rapido» o «tan bien» como yo.

    Lo que yo nunca entendi fue porque la señora no se fijaba en que mi madre me ponia a hacer ejercicios todos los dias, no solo las tareas. Mi compañera solo hacia las tareas.

    En ese entonces tampoco entendia porque no se daban cuenta de que a mi me gustaban las matematicas porque en eso era mejor que mi madre y ella me dejaba en paz. En idiomas y sociales me iba como en feria con mi santa progenitora.

    Las habilidades naturales de cada persona cuentan, pero es la practica la que define si eres bueno o malo para algo.

  4. Mónica dijo:

    Me fascinó tu post de hoy!

    Es lamentable que tanto a hombres como a mujeres nos inculquen creencias de ese tipo, «tu no puedes», «no sabes», «eres un burro», «eres mujer por eso no lo entiendes», etc.
    Tanto hombre como mujeres poseemos capacidades maravillosas y en ocasiones nos olvidamos de ello y adoptamos críticas o comentarios como ciertos sin filtrar nada.

    Todavía, después de tener una licenciatura, titularme con excelencia académica, tener un buen trabajo, comprar un terreno y estar pagando una casa, mi madre sigue diciéndome que no hago nada y que soy comodina. 30 años de escuchar lo mismo hace que te lo termines creyendo y dejes de ver realmente tus logros.

    No importa que a los demás les parezca tonto que apuntes todos tus gastos o que por fin lograste ir a un centro comercial sólo por un desodorante, es un logro para ti, y eso es lo que cuenta.

    Todos esos comentarios o críticas nos hacen creer que somos inferiores o retardados, que por ser mujer no voy a manejar bien, que por ser hombre tengo que engañar a mi esposa, que por ser la hija de papá no tengo que preocuparme del dinero, que por ser el heredero de la empresa no tengo que trabajar ni aprender de finanzas.

    El asunto es no dejar de intentar y de aprender. En el curso «Saber planear cuenta para tu vida» de Banamex, viene una frase de un empresario muy rico y que creo que resume muy bien las cosas:

    «Llegué hasta aquí por tomar decisiones correctas. Mis decisiones fueron correctas gracias a mi experiencia. Y conseguí mi experiencia gracias a mis decisiones incorrectas».

    Así que si no somos «buenos» en algo a la primera lo peor que podemos hacer es dejar de intentarlo y considerarnos fracasados. Y por favor, tratemos de nunca decirle a un niño o a una niña que es un tonto, o que no sirve o que es un cabezón, o que está gordo y feo. No sirve de nada decirle lo que NO queremos que sea como si ya lo fuera, creo que es mejor ayudarlo y enseñarle a descubrir sus capacidades y a no tenerle miedo al error.

  5. Muy buen post Ise. Y de veras que es irónico por que los Blogs de finanzas que leo y son mis favoritos TODOS son escritos por mujeres (una de ellos es el tuyo of course) asi que…¿De donde sacan la idea que las mujeres no servimos para los numeros? Tu misma lo has dicho, es en las mujeres donde recae principalmente la responsabilidad de administrar el dinero que ya sea que reciban de sus maridos, o lo ganen por si mismas, pero a fin de cuentas lo hacemos nosotras. Yo misma reconozco que buena para las matemáticas no lo soy, nunca lo fui pero mis amigas, mi familia, mi marido me chulean por ser tan bien administrada… asi suele suceder.
    En cuanto al ejemplo de la prima yo tambien vi algo similar: tengo una amiga muy querida que cuando nos conocimos por primera vez en la escuela donde estudian nuestros hijos, me dejo un dia sorprendida cuando me comento que iba a sacar a su segunda hija del colegio porque se habia dado cuenta que no servia para el estudio… ¡Por ser mujer! «Pobrecita es poco capaz y mejor la voy a meter una escuela de gobierno, asi nos ahorramos ese dinero y lo invertimos en muestro hijo varon mayor»
    Osea… ya la hacia menos por eso… vieras como me dio coraje y ya despues al paso de los años y la confianza le di una santa regañada, y le hise ver que ella no podia hacer menos a su hija solo por su genero, que ella era tan capaz como sus otros dos hermanos hombres, lo unico que le faltaba era apoyo y palabras de aliento… «Levantala, animala» le dije… «No la hundas mas».
    Ojala este tipo de mentalidad retrograda vaya disminuyendo con el paso del tiempo, pero mas que nada ver que es en uno donde empieza esta tarea. Somos mujeres, somos poderosas y nada ni nadie nos puede hacer sentir lo contrario.
    Saludos! =)

  6. AndreaLP dijo:

    Qué pena que las propias madres les inculquemos a nuestros hijos que son tontos o no sirven para algo.

    Mi hija andaba en las mismas con las matemáticas y mi esposo y mi cuñado se pusieron a explicarle «con peras y manzanas» para que lo llevara a la práctica y ha mejorado tanto que le da la vuelta a la mayoría de sus compañeros.

    Sí creo que hombres y mujeres tenemos habilidades distintas, pero no creo que seamos inútiles sino que nos falta «ensayar» más en ésas áreas.

    Muy buen post, Makahui.

  7. Isela dijo:

    Voy a contar algo que tal vez sea muy personal, pero creo que viene al caso.

    Ninguno de mis padres terminó la primaria, así que para ellos hubiera sido prácticamente imposible ayudarnos a mis hermanos y a mí con las tareas de la escuela; pero a cambio de eso NUNCA nos limitaron.

    Siempre estuve en escuela pública, y debo de agradecer a mis maestros de 5to y 6to de primaria quienes me daban infierno con toneladas de tareas adicionales , y a la directora de esa misma escuela porque a mí me dijo «tu vas a poder hacer lo que quieras» , y a mis papás les pidió «que me dejaran llegar hasta donde quisiera» y así fué.

    En la preparatoria fuí la única mujer que se graduó de mi grupo porque el resto eran hombres ( solo a mí se me ocurre tomar la carrera técnica de Máquinas Herramientas …sí sé tornear!), ninguno de mis maestros se le ocurrió siquiera decirme no puedes, pero una maestra de sí me dijo que no iba a llegar a tercer semestre. Y llegué a sexto y me gradué con el más alto promedio de mi grupo, además de ser la segunda a bordo del club de Física (el primero a bordo se ganó el primer lugar nacional del concurso de la materia ese año!)….que presumida!

    Ahora si como dicen por allí «Si no ayudas…no me estorbes», si no me puedes o no me quieres ayudar no me limites.

    Y ya no escribo más porque el tema me pone emocional, y me enoja cuando veo que a otras mujeres las quieren hacer chiquitas.

    Saludos!

Deja un comentario