Los límites que nunca tuve


Hoy fui a un taller que organizó la UACJ, el tema era “Fluir para no confluir, el amor con límites” y la verdad estuvo muy bueno (aunque sólo me quede a la mitad , ya luego explicaré por qué). Confluir es algo como cuando las aguas de dos ríos se unen en uno solo , y pierdes el saber donde empieza uo y termine otro. Cuando confluyes no tienes límites, te pierdes en la relación con otra persona, dejas de ser tu y te conviertes en otra cosa.

Durante mi trabajo persona terapeútico descubrí que nunca tuve límites, ni en la escuela o en la casa. Mis maestros decían que podría llegar hasta donde quisiera, mis papás no sabían que hacer conmigo así que me dejaban ser quien era. De adulta eso me ocasionó problemas, en el trabajo porque tenía yo el síndrome de héroe y siempre andaba resolviéndolo todo. En mis relaciones personales, sufrí muchísimo cuando el que consideraba el amor de mi vida me dijo que ya no quería nada conmigo, sobre todo porque yo creía firmemente que éramos el uno para el otro (lo cual no resulto ser cierto).

Ahora tengo límites en cuanto a mi trabajo: la cantidad de horas, lo que quiero hacer, ya no me nomino solita para las tareas más difíciles. En lo personal, ahora veo aquella relación y me doy cuenta que no era para mí, ahora mi peludo (porque así le digo de cariño) es un excelente amigo y confidente, siento amor por él de una manera muy diferente a antes. Ahora recordamos aquello tiempos y nos reímos como locos. Limité aquella relación a una amistad.

Pero, aquí no se acaba el trabajo de aprender , la otra parte es flexibilizar aquellos límites que son demasiado rígidos, los que evitan que me acerque o deje que se acerquen las personas. Y yo creo que esa ha sido una de las razones principales por las cuales no me he casado, es mucho más fácil descartar a alguien que decidirse a dar un paso adelante, conocer y aceptar a una persona con todos sus defectos y virtudes.

He conocido tipos increíbles, inteligentes, excelentes personas, divertidos,.pero mi rigidez los ha alejado, es duro aceptarlo pero lo que no se acepta no se puede resolver.

Así que mi nueva estrategia va a ser : tan cerca o tan lejos como quieras que este de ti.

Te recomiendo leer

[related_posts]

Esta entrada fue publicada en Terapia Financiera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.