Mi plan de retiro – el de mis sueños

Tengo varios años ahorrando para cuando me retire, la semana pasada firme el acuerdo con la compañía que trabajo para que descuente un 5% de mi sueldo como contribución al plan de la empresa.

 Mi retiro soñado sería:

 Una casa al estilo antiguo, de paredes gruesas de adobe y ventanas grandes. Las habitaciones construidas alrededor de un patio central que este lleno de plantas. Mi recámara con una cama de esas altas , con muebles de madera que olieran rico.Una especie de biblioteca donde entre mucha luz durante el día, llena de los recuerdos de mis viajes y de fotos. Una cocina rustica con azulejos , una habitación grande que sirva de sala comedor con una chimenea. Afuera un patio grande donde haya espacio para que corran niños y perros, con árboles donde puedas colgar un columpio. Una huerta para tener duraznos, uvas, sandías, melones, tomates y una enorme nopalera porque me encantan las tunas.

 Me gustaría que estuviera fuera de la ciudad, en un lugar tranquilo donde se pudieran ver montañas; pero que también estuviera cerca de la civilización lo suficiente para tener una conexión rápida de internet.  Me gustaría dedicarme a escribir, tengo varias ideas que han rondado mi cabeza por años para una novela. O tal vez pudiera ser maestra, cuando era niña quería ser maestra de primaria. Tendría varios perros, quizás un estanque con peces. Cultivaría rosas, tulipanes y orquídeas, me encantan las flores. Tendría un tendedero con una línea larga larga para secar las sábanas y toda la demás ropa. Me daría tiempo para bordar las orillas de la ropa de cama.  En la cocina tendría sartenes de peltre y ollas de barro.

  Cielos, ya estoy divagando, pero así me gustaría vivir. Creo que mi sueño es alcanzable.

Aunque creo que terminaré viviendo en la ciudad, trabajando en alguna escuela y escribiendo este blog. 

Esta entrada fue publicada en AFORE, Planes de retiro y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Mi plan de retiro – el de mis sueños

  1. Pingback: Hace un año | El peso nuestro de cada día

Deja un comentario