El gentil arte de limpiar antes de morir

El año pasado la vida me cambió cuando me diagnosticaron cáncer

Mis prioridades cambiaron, algunos de mis planes se detuvieron por completo y otros temporalmente; cuando pude recuperar una vez que declararon que el tumor había desaparecido , medité sobre la la vida y la muerte.

¿Está preparado para morir? Me di cuenta que en lo persona sí, es decir si mañana me muero no me quedaría con situaciones personales sin resolver del tipo «necesito pedir perdón o me arrepiento de no haber hecho esto», o sea las cosas importantes de la vida ; ahora en cuanto a otros pequeños detalles creo que no estoy preparada.

¿Cuáles detalles? Por ejemplo: todas aquellas cosas acumuladas que en lugar de ser tesoros son pura basura.

  • Declaraciones de impuestos de hace 10 años.
  • Recuerdos de viajes como itinerarios, boletos de tren.
  • Fotografías o rollos fotográficos que sepa Dios que contengan.
  • Retazos de telas de mis clases de costura.
  • Docenas de libros de texto
  • Cuadernos llenos de notas

Seguro que usted también tiene un tilichero similar, ya se propio o heredado, por alguna razón sentimental me quedé con la máquina de coser de la abuela paterna o la balanza que usaba uno de mis tíos para vender fruta.

Suspira.

Pues bien hace unas semanas decidí deshacerme de un montón de cosas mediante un grupo de FB que se dedica al reciclaje, la idea era armar paquetes de cosas que alguien más considerará valiosas como para ir a mi casa a recogerlas.

  • Docenas de películas se fueron, ahora puedo encontrarlas en sistemas digitales como Netflix.
  • Todos los cds de música encontraron otro dueño, ahora uso Spotify o iTunes para escuchar música donde esté.
  • La ropa se la llevó un vecino que vende en un mercado popular.

Andaba yo haciendo limpieza profunda cuando descubrí en YouTube un vídeo donde hablaban del libro «The Gentle Swedish Art of Death Cleaning» , luego de ver un par de vídeos compré el libro el cual devoré en dos días y llegué a la conclusión de que estaba siguiendo el método del libro sin saber que existía.

¿Qué hacen los suecos cuando llegan a los 65 años? Empiezan a deshacerse de todas aquellas cosas que su familia no va a querer cuando ellos ya no estén, es decir cuando ellos mueran no dejarán un tilichero para que alguien más limpie por lo que empiezan a disponer de sus bienes en vida para minimizar el efecto cuando mueran.

¡Qué buena idea! Yo ya había tomado la decisión de moverme a la era digital y ser «paperless», digitalizar mis documentos hasta donde fuera posible y subirlos a una nube, reducir la cantidad de ropa y zapatos, la rutina de cocina para quedarme con pocos utensilios y hasta la cantidad de maquillaje. Abrí closets, cajones, cajas y archivos; he vendido, regalado y enviado al reciclaje cientos de cosas; algunas cosas muy importantes se han ido acumulando en una caja que tendrá una nota que diga «destrúyase a mi muerte» porque son artículos que solo son importantes para mi, para cualquier otros ser humano serían basura así que ¿para qué dejarles que tomen esta decisión?

Mis mejores aliados aparte del grupo de FB han sido un escáner y la trituradora del trabajo: convierto un papel en archivo digital luego lo destruyo. Cajas han ido lentamente desapareciendo de los armarios.

La autora del libro recomienda iniciar con el proceso de limpieza a los 50 en lugar de los 65 años, después de mi encuentro con el cáncer decidí hacerlo de inmediato, no pienso heredar la tarea de limpiar mi tilichero.

Le recomiendo que haga lo mismo, de pronto uno se siente muy ligera.

Publicado en Minimalismo | Etiquetado | Deja un comentario

Ya pasó mi emergencia de salud ¿qué sigue?

Aquí con el recuento de los daños.

¿Qué pasa una vez que la emergencia de salud acaba y puede uno regresar a la normalidad? Aquí una lista de cosas que cambiaron o van a hacerlo.

  • Seguro de vida: si intento contratar uno tendré que declarar mi diagnóstico de cáncer por lo que seguramente me rechazaran, si llegaran a aceptarme será con limitaciones en el cubrimiento y un costo adicional. En mi caso estoy protegida por dos pólizas de planes de ahorro a largo plazo, un PPR y el seguro de vida de la empresa donde trabajo; aparte podría retirarse el dinero de mi afore e INFONAVIT.
  • Seguro de gastos médicos mayores: si intento contratar uno tendré que declarar el cáncer como preexistencia y seguramente me rechazaran, igual que con el seguro de vida si llegaran a aceptarme tendría limitaciones y me costaría un ojo de la cara. En mi caso tengo un SGMM por parte de la empresa donde trabajo y servicio médico por parte del IMSS.

¿Qué necesito hacer de ahora en adelante?

  • No dejar de pagar los planes de ahorro a largo plazo y tampoco el PPR, porque mientras sean pagados en tiempo y forma tengo cubrimiento incluso por invalidez (en el caso de los planes de ahorro) además del riesgo de muerte.
  • Seguir trabajando en la misma empresa para no perder el cubrimiento de mi SGMM y poder utilizar el resto del dinero que queda disponible para este padecimiento que son alrededor de 2 millones de pesos. Igual para el seguro de vida.
  • Cuidar mi condición física, hacerme los estudios de seguimiento en tiempo y en forma ya que según me explicaron podría ser viable para cubrimiento de un seguro de vida o SGMM dependiendo de la evolución de mi remisión, o sea que habría que esperar varios años sin recaídas para poder ser considerada.
  • Ahorrar para en caso de que tuviera que pagar algunos gastos por mi cuenta.
  • Documentar todos mis gastos médicos para hacerlos deducibles de impuestos o pedir reembolso.
  • Buscar manera de ahorrar en mis gastos médicos no reembolsables pero deducibles, por ejemplo cerca de mi casa hay una clínica que tiene una membresía con la cual se pueden recibir descuentos en consultas u análisis, los lunes una cadena de farmacias a nivel nacional ofrece el 50% en sus productos, puedo aprovechar las campañas  de salud que ofrecen instituciones de gobierno o incluso la misma empresa donde trabajo. Por ejemplo, sin haberlo pedido durante mi tratamiento recibí dos veces muestras médicas gratis, luego tuve que comprar por mi parte pero de entrada fueron una bendición.

En resumen: cuidar lo que uno tiene, ahorrar para los imprevistos que puedan ocurrir y planear para el peor de los casos esperando que no ocurra.

Si su emergencia lo encontró con cobertura y patrimonio disponible, felicidades usted pertenece a la minoría de este país , estadísticas del 2017 indican que solo el 7% de la población cuenta con un SGMM.

Cuide su cartera contratando cobertura para sus riesgos.

Publicado en Salud, Seguros | Etiquetado , | Deja un comentario