Mi experiencia con la cirugía plástica – y cómo ahorrar dinero

 

Fuerte declaración: hace 3 años me hice una cirugía plástica.

Cómo planear una cirugía plástica

Decidí compartirles mi experiencia después de haber publicado el post sobre la cirugía de Jazmín, quien necesito una después de perder 80 kilos de sobrepeso. Pues mi historia es algo similar  a la de Jazmín , perdí un montón de kilos y el cuerpo no regreso a su estado original , mi cuerpo se reducía pero del cuello para arriba seguía luciendo gorda : mi papada no se iba y allí empezó mi peregrinaje a los consultorios de varios cirujanos plásticos.

  • Fui con los médicos más populares quienes siempre tenían las salas llenas de clientes, quienes me ofrecieron toda una serie de procedimientos que yo ni siquiera sabía que existieran. Recuerdo haber entrado en consulta con uno que inmediatamente me hizo una lista completa de todo lo que me tenía que arreglar sin siquiera haberlo pedido. Otro doctor me hizo sentarme en un diván para dibujar mi perfil “avejentado” para luego hacer otro con mi perfil perfeccionado. En ambos casos  el costo de todo el trabajito que necesitaba era cercano a $16 mil dólares , sí ¡$16 mil dólares! 
  • Fui con el mejor doctor de la ciudad quien tenía lista de espera de  cuatro meses, quien me dijo que no me podía operar porque según el  no iba a notar ningún cambio significativo y que sería un desperdicio de dinero. Recuerdo haber salido muy desilusionada pensando ¿cómo es posible esto? En la sala de espera había platicado con varias de sus pacientes, a quienes les había hecho operaciones muy complejas como tummy tucks.

De mis experiencias con estos médicos llegue a una conclusión : en estos casos no sólo eres paciente, sino un cliente que potencialmente les puede generar mucho dinero. Verán, cuando buscas una cirugía plástica estás es una situación emocional que te puede volver muy vulnerable: hay algo que no te gusta de ti, y que otra persona te diga que así es y que hay muchas otras partes que necesitan mejora puede acabar con tu autoestima.

Deje pasar el tiempo e intente otra vez, esta vez encontré al doctor correcto. A diferencia de los otros, este cirujano me hizo recomendaciones basadas solamente en lo que le estaba pidiendo , no insinúo siquiera que necesitaba algo más, me dio todos los detalles no sólo del procedimiento sino del la recuperación, e incluso me dejo escoger el hospital donde me podía atender . Aquí fue donde entendí algo que te va a ayudar a ahorrar dinero si piensas hacerte un procedimiento médico : los cirujanos siempre quieren aprovechar la anestesia, con esto quieren decir obtener la mayor cantidad de ingresos por el tiempo disponible de sala de operaciones.  Ahora entendía porque el mejor doctor de la ciudad no me quería operar, mi cirugía esta tan chiquita y barata que prefería dejarme pasar de cliente, porque aparte no había más cirugías que hacer.

Un sábado de diciembre finalmente me operé, fueron menos de dos horas más dos semanas de recuperación. Opté por no pedir anestesia general y sólo me relajaron, así que recuerdo gran parte del procedimiento. En enero regrese a trabajar como si nada, como nadie sabía que me había hecho algo al verme creyeron que había perdido peso. No me arrepiento de haberme hecho esta cirugía, si me arrepiento de no haberlo hecho antes.

¿Qué es lo que debes saber antes de hacerte una cirugía plástica?

  • Que el hecho de que no estés enferma, no significa que no sea un procedimiento quirúrgico que requiera atención. Sigue siendo una cirugía invasiva.
  • Que si tienes 40 años o más, tendrás que hacerte un chequeo cardíaco adicional a los exámenes pre-operatorios de rigor.
  • Que debes de prepararte por varias semanas antes con tu alimentación, dejar de tomar café por ejemplo para que la sangre coagule mejor.
  • Que puedes planear con tu doctor la mejor fecha para la cirugía para reducir el tiempo de recuperación. Mi hermana que es enfermera me decía que en invierno era mejor, porque tendemos a estar menos activos, además que el frío acelera la recuperación.
  • También puedes planear reducir los efectos secundarios, en mi caso discutí con el doctor como evitar el amoratamiento y la inflamación, me dio un par de medicamentos antes de la cirugía para eso. Tan bien funcionaron que a las 4 horas de haber salido de quirófano no tenía absolutamente un sólo moretón ni inflamación, mi hermana que me hizo la curación quedo muy sorprendida .
  • Prepárate por si acaso ocurre una complicación, los seguros de gastos médicos mayores generalmente no cumplen complicaciones resultado de cirugías estéticas.
  • Recuerda pedir facturas de todos los servicios, son deducibles de impuestos – si señor, yo lo metí como gasto deducible al año siguiente.
  • Asegúrate de las credenciales del doctor, si no te sientes en confianza no le entres aunque esté súper recomendado por todo mundo.
  • Planea como vas a complementar tus ingresos mientras no puedas trabajar, como no es enfermedad general ni accidente quizás no recibas ingresos por incapacidad temporal.

Sobre todo, que cualquier cosa que te quieras hacer sea para ser una mejor versión de ti misma y no intentes convertirte en otra persona. La cirugía plástica no va a arreglar tu vida, sólo va a arreglar una parte de ti.

Te recomiendo leer:

Publicado en Sobrepeso | Etiquetado | 4 comentarios

Para ser clase media….

A nadie en México le gusta la idea de ser considerado de la clase baja, recuerdo haber visto un estudio que decía que de cada 100 personas que les preguntaba al menos 60 creían ser de la clase media.

Pues bien, cada quien es libre de creer que pertenece a un grupo u otro. Ahora, las estadísticas que maneja la INEGI no traen mucha claridad al asunto – y si tiene mucho tiempo libre le recomiendo entre aquí para que vea de que hablo – sobre todo porque tienen que ver más con gastos que con ingresos, y muchos de nosotros sabemos que si algo podemos hacer es gastar más allá de nuestras capacidades a través del crédito.

clasebaja

 

Quizás lo que se ve , se presume o se asume no sea lo que debamos medir para confirmar si formamos parte o no de la tan deseada clase media, y aquí es donde voy a comentar sobre un excelente articulo de Liz Weston sobre este intrigante tema.

Pues bien, Weston lo resume de una manera magistral en este post donde dice que pertenecer a la clase media es una cuestión más de esperanza y estabilidad que de dinero.

Si, el dinero es secundario.

Alguien que pertenece a la clase media:

  1. Tiene recursos para cubrir sus necesidades y algunos gustos – o lo que yo llamo gastos fijos no negociables y algunos gastos negociables.
  2. Tiene capacidad además de ahorrar para el futuro, sea este a corto o largo plazo.
  3. Tiene estabilidad, ya que los riesgos graves los tiene cubiertos con ahorros o seguros.

No se trata de tener , sino de ser capaz de sostener la calidad de vida por tanto tiempo como sea posible, independientemente de las condiciones externas.

Complicado no es, ahora que lo veo tal como ella lo explica me parece sublime en su sencillez. Me recuerda entonces toda los planes financieros que hice cuando deje mi trabajo asalariado en el 2012, al día de hoy la gente sigue comentando al respecto: era una locura salir del mercado laboral sin otra fuente de ingresos.

Lo que a nadie se le ocurrió es que yo pudiera tener:

  1. Ahorros
  2. Hábitos de vida frugales
  3. Que mi ego no viviera en simbiosis con la posición de una empresa.

Mi querido lector, si hoy se quedara sin ingresos ¿se quedaría igual o bajaría en nivel de vida? Esa es la cuestión.

O como explica este otro post conviértase en una cucaracha financiera.

 

Publicado en Ahorro, Deuda, Presupuesto | Etiquetado , , | Deja un comentario

El deshumanizado servicio de las afore

Fui a la afore en la que me encuentro a hacer un trámite de cambio de domicilio. Mi expediente iba perfectamente preparado por lo que esperaba entrar y salir pronto, de esto la verdad que no me puedo quejar.

Pero tengo la obligación de escribir sobre algo que he observado todas las veces que he tenido que ir a una de estas oficinas: la falta de servicio de calidad a los adultos mayores.

Verán, he tenido que andar en varias oficinas porque acompañé a mi madre durante su proceso, y el comportamiento parece ser el mismo independientemente de la empresa, así que lo que voy a describir son mis muy personales observaciones con “harta jiribilla”.

Este día en particular llegaron tres personas mayores a la oficina, se notaba que andan perdidos y que requerían mucha asistencia. La recepcionista casi automáticamente sin siquiera preguntar que necesitaban les dio un pedazo de papel con los documentos necesarios, uno de los adultos le dijo: no puedo leer la lista, la otra señora no escuchaba y tampoco sabía  leer o escribir.

 Adultos mayores que buscan resolver lo de su pensión.

Pues bien, es común ver a grupos de adultos mayores que se presentan a las oficinas de la afore buscando resolver algo que ni siquiera saben que es, es decir alguien les dijo que la afore tenía dinero de ellos: solo tienen que ir a recogerlo. Y alguien solo iría a buscar recuperar una cantidad de dinero que ni siquiera sabía que existía solo porque tiene una necesidad inmensa.

La actitud que siempre he visto en las oficinas de la afore es la siguiente: alguien con poca paciencia les da un pedazo de papel más pequeño que una servilleta con una lista de documentos que deben llevar y hasta aquí se acaba el servicio: si trae los documentos lo atiendo. Parece que a nadie se le ocurre pensar en lo siguiente:

  • Un porcentaje alto de las personas mayores de 60 son analfabetas, no saben leer y por lo tanto su maravillosa lista de documentos le sirve para dos cosas. Pregúntele si tiene alguien que lo pueda asistir, ofrézcale la opción de hacer una cita con esa persona en sus oficinas o de plano ofrezca asistencia por teléfono.
  • Un alto porcentaje de estas personas mayores tienen problemas de la vista, así que aunque sepan leer quizás no alcancen a leer la miniatura de instrucciones que dan.  Los problemas de visión también pueden ser una discapacidad, y así como dejan espacios especiales para personas con movilidad limitada deberían tener material para personas con visión limitada.
  • Muchas de estas personas tienen también problemas para escuchar, igual que lo anterior deberían considerar materiales especiales para ellos.

He visto a docenas de ellos llegar con un montón de documentos y copias metidos en bolsas de plásticos, como no saben leer no tienen la menor idea de la diferencia entre uno y otro – pero si pueden comprender la diferencia de como lucen – tomarse 10 minutos para separarles los documentos que si necesitan, ponerlos en un folder con su logo y darles instrucciones que entiendan créanme que no les cuesta mucho dinero, a mí me han sobrado bendiciones por este simple y sencillo acto.

Debería haber una forma de poder decirle a estas personas cuánto dinero tienen acumulado en su cuenta de afore antes de que se den las mil vueltas haciendo tramite, porque en algunos casos el dinero que van a recuperar es nada contra el tiempo que le van a invertir. Ojala la CONSAR pudiera hacer algo al respecto. He visto expedientes con 175 semanas cotizadas solamente – ¿cuánto dinero puede haber acumulado? Quizás el derecho-habiente se lo haya gastado todo en puro transporte y copias para cuando reciba el dinero.

Personas que buscan ayuda por desempleo.

Este es otro caso medio extremo, normalmente son personas que nunca le pusieron atención al tema de su afore y solo cuando se encuentran en una situación desesperada asisten a buscar ayuda. Sin tener un  contrato vigente pasa algo similar que con los ancianos: hay que hacer muchos mil trámites para poder lograr recuperar esa lana.

Solo alguien que tiene mucha necesidad económica se presenta a una oficina de afore a pedir dinero, es una persona que se encuentra asustada y probablemente no ande del mejor humor.  Muchos de ellos aunque sepan leer y escribir se les considera analfabetos funcionales, es decir sus niveles de lectura de comprensión no son los mejores, imaginen ustedes cuando no tienen empleo: la emoción los apabulla.  Darles una lista de requisitos es solo una parte del proceso, explicarle los tiempos de espera de una manera sincera y empática es lo que falta. Puedo entender que esto no resuelva su problema, lo cual estoy muy de acuerdo no es de su competencia como afore pero al menos le da mayor certeza a la persona.

La mayoría de las personas que van a sus oficinas no lo hacen por gusto, lo hacen por una necesidad económica, desde allí ustedes se encuentran en una situación de poder: no lo abusen – al contrario saquen provecho, el buen servicio puede ser una fuente inagotable de clientes para ustedes.

Publicado en AFORE | Etiquetado | Deja un comentario