Mi auto nuevo terminó en el taller.

Hace unas semanas escribí que había finalmente comprado un auto nuevo para reemplazar a la “Hot Wheels” que había estado conmigo por diez años. Pues heme allí, todavía acostumbrándome a un coche nuevo cuando un jueves veo que aparece una luz de advertencia diciendo que el sensor de proximidad no funciona; pensé que quizás le había entrado agua debido a todos los charcos que había cruzado y pensé que en unos días se arreglaría solo.

Sí como no, al día siguiente se encendió otra luz de advertencia pero ahora era la del ABS ¡oh oh! Esto era más grave y podría ser la unidad de control del auto, por lo que de inmediato me la llevé a la agencia. Obviamente que la persona que me la recibió también se preocupó porque la camioneta tenía menos de 1000 kilómetros y era inconcebible que fallara. La dejé para servicio y cuando caminaba alejándome pude observar algo: unos cables asomándose por debajo en la parte trasera.

¡OH OH! Eso no es bueno.

En cuanto llegué a mi casa me puse a inspeccionar el patio y comprobé mi temor: había pedazos de cable por todos lados ¡Mi perro había masticado un arnés! De inmediato le envíe un mensaje a la agencia y una hora después me llamaron de servicio:

  • Hola señora, me leyó la mente porque le iba a llamar para preguntarle si tenía alguna piraña en su casa.
  • ¡Gulp! No, pero tengo un perro que ya ha destrozado algunas cosas porque es hiperactivo.
  • Pues su perro acabó con el arnés del sensor de proximidad y con el de velocidad de una llanta, además de que toda la defensa está mordisqueada. Lo bueno es que no le entró a la línea de los frenos, no la habría contado.
  • Ahhhhhh – Supongo que hay que mandar pedir las piezas para reemplazar las dañadas ¿me podría dar un presupuesto y tiempo aproximado de reparación?
  • Mire, hablé con la persona encargada y me dijo que por servicio vamos a reparar el auto sin costo para usted, vamos a utilizar la garantía del mismo.
  • ¡Muchísimas gracias! De verdad les agradezco, pero si hay algún costo que cubrir por favor hágamelo saber, sé que es mi responsabilidad y no tengo problema en pagar.

 Pues bien este es el culpable.

Scotch

Y este fue el daño.

palio

Casi diez días después me entregaron la camioneta reparada.

¿Las reacciones de quienes se enteraron? La mayoría decían que debía amarrar al Scotch (así se llama mi perro) o que debía de darle una buena reprimenda, lo cual es complicado porque verán …ese perro es sordo de nacimiento; así que lo no puedo disciplinarlo por medio del pedagógico periodicazo. Supongo que cualquiera hubiera entrado en crisis, pero a en lo personal me causó muchísima gracia porque al final son solo cosas materiales que se pueden reemplazar. Quizás sea mala la comparación, pero supongo que no ha de ser muy diferente de cuando uno de tus hijos daña tu carro, tu Tablet o tu celular: tu reacción revela donde están tus prioridades y en casos más extremos tus valores.

Mi perro se ha vuelto famoso, ahora todos en la agencia tienen una historia increíble que contar y yo algo de que reírme.

No sabía que apodo iba a ponerle a esta camioneta, pero después de esta aventura y gracias a una persona en Twitter de ahora en adelante será la “Bitten Wheels” – hasta suena alemán. Tendré que considerar un poco más de dinero para mi fondo de emergencias, porque seguramente este chucho ocasionará algún otro destrozo en el futuro.

 

Publicado en Presupuesto | Etiquetado | 6 comentarios

Cómo escogemos trabajo – carrera las mujeres

A veces creo que las mujeres deberíamos pasar por un proceso de reeducación completo en cuanto a lo de tener un empleo se refiere, así no habría tanta profesionista frustrada ni madres de medio tiempo estresadas.

Resulta que han aparecido unos artículos muy interesantes sobre la forma en que las mujeres buscamos empleo, lo cual refleja la manera en que hemos sido educadas en cuanto a lo que nuestro género se refiere. De acuerdo a un estudio de una universidad en Munich, las mujeres tendemos a no aplicar para vacantes que estén descritas con términos considerados como “masculinos”: palabras como “asertivo, agresivo e independiente” hicieron que menos mujeres decidieran aplicar que cuando se utilizaron términos como “sociable, responsable, dedicado”.

Oh oh , ese es un gran problema para empresas de gran tamaño donde está moda tener programas de inclusión y desarrollo de mujeres (incluso tienen cuotas, me tocó trabajar en una de esas empresas), simplemente porque las féminas ni siquiera se interesan en ciertas posiciones si son descritas de esta manera; así que los departamento de recursos humanos van a tener que editar sus publicaciones tanto internas y  en bolsas de trabajo sí desean atraer mujeres, además de analizar si su cultura organizacional no es muy ruda (pueden leer la nota completa acá , o acádirectamente en el sitio de la universidad).

El otro artículo analiza las habilidades matemáticas y de razonamiento entre los sexos, llegando a la conclusión que las mujeres son igual de capaces que los hombres de desempeñarse en carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas; por sus siglas en inglés); pero que al momento de tomar la decisión lo hacen basándose en cuestiones inversión social: qué es lo que les  genera mayor valor, reconocimiento y soporte de la comunidad la que escogerán; es decir se apegarán más al rol social más prevalente (la nota completa acá).

Y por si esto no fuera poco, leí otro que decía que las mujeres aplicábamos a trabajos sólo cuando creíamos que cumplíamos con todos los requisitos del puesto, mientras que los hombres lo hacían porque creían que podían cumplir con el mismo aunque les faltara experiencia. Ya había escuchado algo similar relacionado a los coach de los equipos de fútbol: los contratan en base a la expectativa y no al desempeño, sencillamente porque un coach con excelentes resultados no anda buscando trabajo : ya tiene uno – supongo que por eso hay tanta rotación entre los equipos.

Sigo buscando la referencia de ese artículo entre todas mis notas, en cuanto la encuentre la pego por aquí.

Leyendo lo anterior yo llegué a la siguiente conclusión: las mujeres quizás confundimos carrera con trabajo, y antes de continuar lo voy a ejemplificar con esta joya que encontré en un foro de Yahoo.

Escoger_carrera

Responda las siguientes preguntas :

¿Estudió una profesión para tener una carrera la cual ejercerá o lo hizo para tener un plan B? ¿Estudió para desarrollarse profesionalmente o para poder generar ingresos?

Pues esa es la diferencia entre una carrera y un trabajo. Si estudió para tener algo a que dedicarse en caso de su plan A de tener una familia donde otra persona lleve el dinero a su casa no funcione, entonces usted lo que busca es emplearse, no desarrollarse (por cierto – lea finanzas solo para mujeres para que vea que no necesita estudiar una carrera para eso) Aquí es donde empiezan las controversias y los malos entendidos entre ambos bandos – sí, suena a lucha libre – y no hay punto de comparación.Porque como dice Penelope Trunk en su post sobre trabajos extremos , o sea esos donde la gente se desarrolla trabajando más de sesenta horas a la semana “las personas que prospera en estos trabajos extremos no tiene hijos o tiene alguien en la casa que se hace cargo de los mismos” – los cuales por cierto son en su mayoría hombres, pero ¿a quién le importa? Hay miles de trabajos disponibles para quien no quiera hacer una carrera extrema, y personas dispuestas a casarse con otras personas que quieran quedarse en casa a criar a los niños. Al final son dos líneas de vida diferentes y que no convergen la mayoría del tiempo. Luego termina como Lucy.

lucille_ball

Regresando al bonito mensaje del foro de Yahoo, ambas tienen algo de razón pero también están equivocadas. La respuesta a la pregunta original sobre por qué no hay más mujeres en carreras STEM la respuesta es muy sencilla: la sociedad no te recompensa por ello e incluso te hace a un lado, aun cuando tengas las habilidades necesarias y la compensación económica sea más alta si terminas . Mi comentario sobre la chica que respondió diciendo que estudiar ingeniería no le hubiera servido de nada al lidiar con un chamaco enfermo, pues bien estudiar diseño o LAE tampoco ….quizás enfermería sí. La diferencia en la decisión de empleo- carrera es relevante entonces en cuanto a libertad de poder mandar todo al diablo por un chiquillo con fiebre, y al mismo tiempo ser reconocidas por apegarnos al rol de género prevalente en la sociedad. Al final son las criaturas las que sufren ¿no?

Así que decídase ¿quiere un trabajo o quiere una carrera? Admito que después de todos mis años de carrera, ahora puedo decir que tomo algunos proyectos como mero medio de autoempleo.

Publicado en Ingresos | Etiquetado | 7 comentarios

Las tarjetas de crédito más caras de México.

En México el 66% de los habitantes no ahorra.

De los que ahorran, 7 de cada día usan ese dinero para emergencias.

Datos duros , durísimos.

En este vídeo de El Pulso de la República se analiza porqué la gente no ahorra, la condición de los productos financieros y de la educación sobre el tema; y a mi parecer es una excelente análisis. Disculpará por el lenguaje soez, pero al parecer solo así los video vloggers consiguen conectarse con la audiencia.

No pude parar de reírme al escuchar que hicieron una parodia de la canción “No tengo dinero” de Juan Gabriel, la cual por cierto resultó épica.

Y toda la información que utiliza Chumel está disponible desde hace años en el sitio de la CONDUSEF (www.condusef.gob.mx) , además de en algunos posts de Defensa del Deudor (http://www.defensadeldeudor.org/). Lo que pasa es que vivimos en un país donde aparte que no nos gusta ahorrar, tampoco nos gusta leer y menos analizar para llegar a conclusiones.

En fin, espero que el video anterior resuelva muchas de sus dudas, porque sobre aviso no hay engaño. Las deudas son el resultado de un gasto para el cual no había dinero, y el sobreprecio de ese privilegio se llama interés.

Publicado en Deuda | Etiquetado | 5 comentarios