Libro : Etiqueta y estilo en los negocios

Ya he escrito antes sobre que si algo nos falta a los profesionistas es pulir nuestras habilidades sociales.

Regresaré en el tiempo antes de continuar, hace ya casi veinte años cuando cursé la carrera de ingeniería mi currícula consistía en temas técnicos con un poco de cuestión social como psicología o administración de empresas; es decir nos prepararon para ser empleados eficientes y conocedores de la última moda en la industria; pero nunca nos enseñaron como responder un teléfono o preparar una junta.

Y qué decir de atender una junta o comida de negocios, aprender a pedir en un restaurante o siquiera usar los cubiertos en una comida de varios tiempos. Nada, cero. Ahora podía ser que vinieras de una familia donde a golpe de repetición te enseñaron todas esas cosas, pero mi generación en particular venía de familias donde nosotros éramos los primeros que hacían una carrera, por lo tanto eran de costumbres sencillas donde ir a un evento social equivalía a una boda o quinceañera.

En fin, el asunto es que algunos nos dimos cuenta que teníamos que dejar de ser tan “silvestres” y aprender como fuera a parecer gente de mundo (aunque no conociéramos más allá de 200 kilómetros a la redonda). Para algunos como fue mi caso, el haber participado en varios grupos sociales que eran considerados muy elitistas (por aquello que eran solo por invitación), me forzó a aprender no sin pasar algunas vergüenzas. Todavía hace unos cinco años tomé un curso de modales donde todavía me di cuenta que me faltaba mucho (un ex que en paz descanse decía que yo tenía una inocencia salvaje que siempre me sacaba de líos). La verdad es que odio los actos protocolarios, pero si sigo las reglas siempre llevaré ventaja sobre los demás, porque la falta de habilidades sociales cuesta mucho dinero.

 Así que ahora quiero recomendar un libro que me pareció fabuloso sobre este tema y que se titula “Etiqueta y estilo en los negocios” de Barbara Pachter el cual promete dar consejos para destacar en redes sociales, reuniones y comidas de negocios. El texto trae 101 diferentes situaciones con casos reales para los cuales la autora da su opinión y consejos al respecto.

 Por ejemplo, en cuanto a las presentaciones dice que nunca debes usar un diminutivo o tu nombre modificado de manera que se vuelva más informal – y habla sobre el día que “Mike Jordan” decidió convertirse en “Michael Jordan” ¿qué diferencia, no?. O que cuando vayas a un evento o reunión en donde ocurran presentaciones, cargues tus cosas o tu copa en la mano izquierda para que la derecha siempre esté libre y seca ¡puro sentido común!

 Por cierto, en la página 259 describe los siete pecados capitales que matan cualquier carrera y no podría estar más de acuerdo.

 Me encantó este libro, lo voy a convertir en uno de mis libros de cabecera. Pueden escuchar algunos de sus consejos en este webinar disponible en YouTube (en inglés).

Publicado en Libro | Etiquetado | Deja un comentario

Idea millonaria de negocios : galletas de chocolate

Cuando vi este reportaje en la televisión mi quijada se fue al piso, les explico.

Esta es la historia de una maestra de escuela jubilada que desde los años 70 inició este negocio de galletas de chocolate,  las cuales vende en una feria de verano. Al inicio se juntó con varios amigos pensando ganar unos cuantos dólares extras . Las expectativas no eran realmente grandes en cuanto a los ingresos pero por alguna razón a la gente le encantó su producto y decidió regresar al siguiente año….y eso fue en 1979.

En el 2014 tiene que contratar a 400 personas para que cubran los doce días que dura a feria, para preparar 2000 de galletas por minuto en doce hornos. Todo este esfuerzo le reporta la friolera cantidad de más de dos millones de dólares.

¡Dos millones de dólares de sólo doce días con un solo producto!

Vean el vídeo.

 A veces la mejor idea millonaria de negocios no es el producto más innovador, ni el más avanzado, es solo un producto que la gente quiera sea bueno o no, sea sano o no. Tratar de empujar un producto que la gente no usa o crear un hábito que no existe requiere muchísimo más esfuerzo y dinero. Esto último es algo que deberían de entender aquellas personas que intentan crear un negocio de sustitutos de café, chocolate o cualquier otro alimento funcional: la gente normal no quiere consumirlos, solo los que llevan un modo de vida saludable pueden ser sus clientes lo que supone un mercado muy pequeño y competido.

Así que busque un producto sencillo que la gente quiera y hágalo divertido, porque ¿quién le dice que no a un enorme bote de galletas de chocolate?

Publicado en Emprendedores, Ingresos | Etiquetado , | 3 comentarios